: : “El Mensaje de Dios” anuncia el Apocalipsis (III)

¿Qué está pasando en Medyugorje? Sabemos que estar junto a Dios es ir contra el mundo y eso tiene unas consecuencias catastróficas. El amor, la soledad y el sufrimiento constituyen el fundamento principal de la vida cristiana. Los elegidos de Dios al ser llamados por el Señor están predestinados a reproducir la imagen de Su Hijo, para que el mundo vea en ellos a Jesucristo crucificado y “fuera él el primogénito entre muchos hermanos.” (Rm. 8, 28- 29). Sus verdaderos seguidores por su causa son “tratados como ovejas destinadas al matadero.” (Rm. 8, 36). Llevan consigo los signos del sufrimiento han sido atacados por la sociedad con mucha crueldad. La obra de Dios requiere soldados valientes dispuestos a poner la vida en peligro en defensa de Dios. Cuando Dios habla, sus seguidores tienen que manifestarse. El verdadero apóstol tiene como cualidades: sabiduría, sinceridad, benevolencia, coraje y disciplina para no dejarse embaucar por nadie.

¡Hay de los pecadores que no hayan aprovechado “este Tiempo de la Misericordia!” anunciado por Jesús a Sor Faustina. Un periodo de gracia que ahora con el fin del mundo finaliza. Jesús esperaba una respuesta de los seres humanos, el Señor esperaba la fe, que los seres humanos se volvieran a Él y practicaran la misericordia: “Quienes decidan no pasar por la puerta de mi Misericordia, tendrán que pasar por la puerta de mi justicia.” (III, 39). Sentencia Jesucristo para el fin del mundo a Sor Faustina. Ahora las personas que no se hayan arrepentido de sus pecados y no hayan practicado la misericordia con su prójimo se enfrentarán a la justicia divina. El Señor anticipa: “Mirad que yo planeo… una desgracia de la que no podréis apartar vuestro cuello. ¡No caminaréis con arrogancia, porque serán tiempos funestos!” (Mi. 2, 3). Todo sucederá tal y como describe la Biblia, la maravillosa historia del bien triunfando sobre el mal forma parte del argumento de esta revelación, que anuncia el fin de esta forma de vida. ¿Qué es lo que no gusta a los seres humanos, qué se acabe está forma de vida o que venga Jesucristo?

La Virgen ahora sólo puede hablar del fin del mundo y de la llegada inmediata de Jesucristo a la Tierra. Si los seres humanos hubieran atendido las peticiones de Dios, habrían logrado la gran esperanza de la Iglesia y el mundo. Pero todo el mundo ha seguido actuando al margen de Dios, hasta ha hacer posible que vuelvan a repetirse las funestas consecuencias de la indiferencia cuando la Virgen María se apareció en Fátima. El anuncio explícito de seguir en el camino del pecado, del odio, la venganza y la injusticia los seres humanos se encontrarían de frente con la Tercera Guerra Mundial. La Virgen anuncia el castigo final por medio de la guerra, el hambre y las persecuciones a los cristianos falsos: “Varias naciones serán aniquiladas”. La Virgen María se refiere sobre todo a Europa y a Israel. Estamos a la espera de la Última y más sangrienta de las batallas, entre Oriente y Occidente. Los eventos anunciados exterminarán a todos los seres humanos que han atentado contra Dios.

Lo que hacen y dicen los seres humanos hay que interpretarlo siempre al revés. Si el Papa Benedicto XVI dice que este año es el año de la fe, ya podemos imaginarnos como está la fe en la Tierra. “Algo pasmoso y horrendo se ha dado en la tierra: los profetas profetizando infundíos, mientras los sacerdotes aplaudían. Pero mi pueblo lo prefiere así. ¿A dónde vais a parar?” (Jr. 5, 30- 31). La Iglesia Católica es un escándalo. Bajo el entramado de la Iglesia Católica, se ha escondido todo tipo de inmundicias, como la corrupción moral y la prostitución del cuerpo sometido al pecado. En la Iglesia Católica hay unos pocos sacerdotes heterosexuales y homosexuales que viven el celibato. El verdadero discípulo de Jesucristo se mantiene casto y transparente, predicando siempre con el ejemplo. Por otro lado, están los sacerdotes, obispos, cardenales… que llevan doble vida. Los hombres de más influencia en la Iglesia Católica son los más corruptos. En la Iglesia Católica hay cantidad de heterosexuales y homosexuales que no viven el celibato. Hay sacerdotes que tienen pareja homosexual y critican a los homosexuales. De Rita Barberà dicen que es adicta al alcohol y que tiene una mujer como pareja sentimental y que todo el mundo lo sabe, hasta el Papa Benedicto lo sabía y estaba contento. Rita Barberá se encargó de los preparativos del viaje del Papa Benedicto a Valencia el 8 y 9 de julio de 2006. Jesucristo llama siempre a la rectitud y a la perfección jamás a la doble vida. La doble vida ha causado horribles atentados contra menores dentro de la misma Iglesia de Jesucristo. Juan XXIII, el papa llamado bueno, tapó la pederastia y promulgó que era delito de excomunión revelar información de la Iglesia al exterior. Es decir nadie de la Iglesia en ningún país podía llevar a la Ley delitos como la pederastia.

Hábil elocuencia y arrogancia blasfema tienen en la radio y tv de COPE e Intereconomía, se han sublevado, se han preparado académicamente con ahincó para atentar contra Dios. Cuando estos Anticristo hablan del Vaticano, los Papas, la renuncia de Benedicto XVI y, de su predecesor dicen blasfemias, mienten compulsivamente. Los Papas han hecho una gran labor, dicen en la COPE. Los de la COPE y todos los cristianos falsos han hecho grandes signos y prodigios y han sido capaces de engañar:A los mismos elegidos”. (Mt. 24, 25). Jesucristo advertía: “Mirad que os lo he dicho.” (Mt. 24, 25). Hay miles de oyentes que siguen la COPE y bendicen a sus locutores. San Juan profetizaba sobre este tiempo: “le fue dada una boca que profería grandezas y blasfemias… Se le concedió hacer la guerra a los santos y vencerlos.” (Ap. 13, 5, 7). La Iglesia Católica es la gran enemiga de Jesucristo, hay políticos, psiquiatras, empresarios y gente de mucho poder que son Católicos, pero estos jamás han pertenecido a Dios. El Espíritu Santo ha mirado entristecido desde la abstención para respetar la autonomía humana, mientras ha visto a papas, cardenales, obispos, sacerdotes y cristianos actuando al margen de Dios. Los que dicen apoyar el Espíritu de Dios están en realidad impulsados por el espíritu del mundo. San Mateo señalaba: “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con disfraces de oveja, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis.” (Mt. 7, 15- 16). Por sus afinidades y sobre todo por el desamor que profesan.

“¿Y qué pasa, acaso tu no te has equivocado nunca?” decía Mercedes Coloma, la portavoz del Foro de la familia española, a la madre de un bebé robado. Increíble pero cierto, la defensora de la familia justificaba con una reflexión insolente, la actuación de la monja implicada en la red nacional de bebés robados en España. Sólo con observar a la mujer, la monja sabía si podía o no arrebatar el hijo a la madre. Sor María hacía como los pederastas cuando salen a la calle saben que sus mejores victimas son los niños con problemas psicológicos. En la trama eran expertos en identificar a las mujeres con problemas e incapaces de defenderse. Mercedes Coloma, Isabel Durán, Isabel San Sebastián, Cristina López-Schligting… seducen al pueblo. Integradas socialmente pero no por ello son personas equilibradas. El hecho de que millones de seres humanos compartan alegremente esta forma de vida, no quiere decir que no sigan un camino equivocado. Como afirmaba E. Fromm “no hace a estas personas equilibradas”.

Lo más relevante de nuestra sociedad es al mismo tiempo incomprensible al pronunciarse en defensa de la familia, de la vida y en contra del aborto, de la eutanasia. Y a la vez han estado y siguen a favor de las guerras, la cadena perpetua, la pena de muerte… Son un muro contra la verdad, elitistas que aman al dinero no al ser humano. Tienen una deficiencia, son personas que han puesto su seguridad en lo falso. Son admiradoras y entusiastas de todo lo anglosajon, Gran Bretaña y EEUU han sido para ellas países de referencia. EEUU ejecuta la pena de muerte sin contemplaciones “a rajatabla” dicen los responsables de las prisiones. El director de prisiones de Oklahoma, Robert Patton desvelaba la ejecución de Clayton Lockett, un reo que agonizó durante 43 minutos. El relato revela el episodio entre el mencionado director de prisiones y el médico: “¿Se le han proporcionado al condenado fármacos suficientes como para provocarle la muerte? El médico responde no. ¿Esiste otra vena por la que se le pueda inyectar y, si es así, quedan medicamentos? El doctor contestaba negativamente a ambas cuestiones.

Jesucristo en la parábola del sembrador identifica a los seres humanos que anteriormente hemos nombrado: “El que fue sembrado entre los abrojos, es el que oye la palabra, pero las preocupaciones del mundo y la seducción de las riquezas ahogan la palabra, y queda sin fruto.” (Mt. 13, 22). El catolicismo aparece exclusivamente como una posición, una actitud moral con respecto a la vida, es más bien el resumen de los conceptos de la vida, representados por el pueblo para beneficio propio. Los católicos son conservadores que favorecen los valores tradicionales, son una réplica del comportamiento de los judíos, pero en realidad todo ello tiene poco que ver con el contenido de la Ley de Dios interpretada en la Biblia. Los Patricios de Roma eran gente poderosa, fría y sin sensibilidad lo mismo que esta clase de seres humanos que acabamos de nombrar. La diferencia que hay es que estos pecan lo mismo pero a escondidas. Recordemos que los Patricios de Roma exaltaban el matrimonio y al mismo tiempo se traicionaban de unos a otros.

Nosotros, los verdaderos seguidores de Dios, hemos aprendido conforme a la Verdad de Jesucristo y seguimos a rajatabla las recomendaciones de santidad de vida de San Pablo: “Que cada uno de vosotros sepa poseer su cuerpo con santidad y honor, y no dominado por la pasión, como hacen los gentiles que no conocen a Dios.” (1Ts. 4, 1- 8).

En la COPE carecen de autoridad moral para hablar. Cristina López Schlichting y Federico Jiménez de los Santos se han vanagloriado y jactado de ser superiores e, irónicamente, muchas veces han intentado ridiculizar a otros caracterizando de manera maliciosa aspectos de su comportamiento, el físico, la indumentaria… Orgullosos, arrogantes, cínicos, disolutos, calumniadores lo que hacen estos seres humanos es delito ante Dios. “Todo está perdido cuando los malos sirven de ejemplo.” Demócrates. Los Anticristo son los más ignorantes, padecen una ceguera deliberada por conveniencia, que les incapacita para el entendimiento. Tienen ojos y no ven; oídos y no oyen; cerebro y no son cuerdos. Federico Jiménez de los Santos, habla y habla de todo el mundo con una lengua sin freno y es que anda perdido. Y, todo ello, es por una deficiencia y no puede dejar de hablar y atacar a otros, creyéndose él lo mejor de la sociedad. Creerse lo que uno no es, algo habitual en estos seres humanos que se hacen llamar cristianos.

La Palabra de Dios no es acta para todo el mundo, el Señor sólo habla a los que obtienen la inteligencia de lo divino. Por eso Jesucristo enseñaba en parábolas: “Y acercándose los discípulos le dijeron: ‘¿Por qué les hablas en parábolas?’ Él les respondió: ‘Es que a vosotros se os ha dado conocer los misterios del Reino de los Cielos, pero a ellos no. Porque a quien tiene se le dará y le sobrará; pero a quien no tiene, aun lo que tiene se le quitará. Por eso les hablo en parábolas, porque viendo no ven, y oyendo no oyen ni entienden. En ellos se cumple la profecía de Isaías: Oír, oiréis, pero no entenderéis, mirar, miraréis, pero no veréis. Porque se ha embotado el corazón de este pueblo, han hecho duros sus oídos, y sus ojos han cerrado; no sea que vean con sus ojos, con sus oídos oigan, con su corazón entiendan y se conviertan, y yo los sane.’” (Mt. 13, 10- 15). Los verdaderos seguidores de Jesucristo alcanzan el discernimiento de la Palabra de Dios en privado y, además, del conocimiento de la Antigua Alianza, Jesucristo les proporciona el perfeccionamiento de la Nueva.

A Carmen Jara le daba pena que se hiciera público la imagen real de su amiga Encarna Sánchez. La desaparecida periodista de la COPE, destacaba de ella misma la sinceridad, intentaba por todos los medios hacer creer a la gente lo que no era y, aunque parezca increíble, lo expresaba públicamente: “Lo importante es guardar nuestra propia verdad bajo la capa de mil disfraces. Tanto que nosotros mismos lleguemos a no saber exactamente si somos lo que somos o lo que aparentamos”. Encarna utilizaba la homosexualidad para atacar a la gente mientras ella misma mantenía relaciones sexuales con mujeres. Su lengua era como un cuchillo de doble fil, todo el mundo la temía. Encarna atacaba, insultaba y humillaba a sus enemigos a través de la radio y los obispos lo permitían. Y la emisora de radió que divulgaba ayuda a pobres y desvalidos la convierte en una heroína. Encarna sabía que esta vida se ha desarrollado en la mentira, cubriéndose con una piel de cordero consiguió llegar a ser la mujer más poderosa e influyente de España y hacerse millonaria. Hasta la Casa Real la felicitaba.

Cristina López Schlichting es el prototipo de mujer Anticristo, su lengua, como la de todos los de su casta, está desprovista de fundamento, es una calumnia constante. Cristina apela al Vaticano, según ella es “la autoridad, el criterio final, la piedra sólida protegida por el Espíritu Santo… Cristo ungió a Pedro y, Pedro tras Pedro, la Iglesia siempre ha tenido su Papa porque el Señor anunció que estaría con nosotros hasta el fin del mundo”. Esta mujer se ha interpretado mal y está esperando ese ciento por uno que Jesús prometió aquí en la tierra, antes incluso de la vida Eterna. Dicen que se coge antes a un mentiroso que a un cojo, eso ha pasado con esta mujer que se ha hecho pasar por lo que no es. Cristina, necesitas “un colirio para que te des en los ojos y recobres la vista.” (Ap. 3, 18). Sólo el verdadero seguidor de Dios está calificado para este discernimiento. Las personas como ella son doctores de mentira que seducen al pueblo con apariencia de piedad, persiguiendo en el fondo fines interesados.

El Espíritu Santo suscita los profetas, instruye a los hombres, explica la Verdad, realiza prodigios y curaciones, origina la obra de Dios y concede el discernimiento de los espíritus. Hay personas incapaces entender cuando Dios habla a los hombres, están cerradas a la Verdad. Para los Anticristo, los verdaderos seguidores de Jesucristo son fanáticos, locos y criaturas miserables; es la amenaza para hacerles vacilar en su constancia con su elocuencia engañosa. Tienen el don del diablo, para engañar y dominar con una palabrería vana y vivir del cuento. Jesucristo determina que “Todo pecado y blasfemia se perdonará a los hombres, pero la blasfemia contra el Espíritu no será perdonada… no se le perdonará ni en este mundo ni en el otro.” (Mt. 12, 31- 32). El hombre no tiene excusa si cierra sus ojos y su corazón a las poderosas obras del Espíritu Santo. Negándolas, rechaza a Dios, y se sitúa fuera de la salvación.

El espíritu es para contemplar a Dios y el alma está relacionada con la conciencia; en la conciencia se encuentra la inteligencia y la voluntad. A través de la conciencia han funcionado de una manera determinada la mente y las emociones. A todos los seres humanos les acompaña el libro de la conciencia, el saber de sí mismo, el conocimiento que el espíritu humano tiene de su propia existencia. Es como un diario, la historia de todo lo que el ser humano ha hecho todos los días y nada quedará impune. Los pecados individuales anuncian el tiempo que estamos viviendo, se ha dado un gran salto en la degradación de la sociedad donde todo ser humano ha perdido la conciencia. Satanás ha conseguido pervertir al mundo entero, el diablo ha conducido a demasiados seres humanos al pecado y a la muerte.

“El Mensaje de Dios” es impopular, no provoca alegría o placer a quien por primera vez se enfrenta a la verdad de la Biblia. “El Mensaje de Dios” perturba a aquellos que llevados por la mentira han llegado a pensar que eran cristianos y, no lo son, sino que son sólo parte del rebaño de Satanás. “La palabra de Yahvé se les ha vuelto oprobio: no les agrada.” (Jr. 6, 10). “El Mensaje de Dios” sólo pretende informar y documentar, la elección que las personas tomen al final de este estudio será personal. El propósito de Dios es despertar a quienes sientan el deseo de despertar. Que sepan los cristianos falsos que esa doctrina que ellos predican no es la doctrina revelada por Jesús a los hombres. “Para nosotros Jesús es esos valores de los que hablamos” decía Rosa Peris, directora de un colegio del Opus Dei. Son cristianos falsos, que para Justificar su comportamiento blasfeman y cometen una ofensa contra Dios, hablan de Jesús pero sus obras son del demonio. El Señor hará caer muchos velos de los ojos y hará desaparecer todo lo que se ha construido bajo cimientos falsos, todas las teorías políticas y económicas, la idolatría y la falsa religión.

¡Qué ingenuas han sido las personas cuando han buscado caridad y amor en los colegios cristianos! En los colegios del Opus Dei y en los de monjas y monjes es donde van los hijos de los Anticristo, de la gente poderosa. Los colegios religiosos se han vendido por dinero, en ellos se valora al ser humano por la posición que tiene. Han trabajado enérgicamente con Satanás mimando a los hijos de la gente con dinero de una forma vergonzosa, sin disciplina ni valores. La sensualidad, la seducción de las apariencias y el orgullo que resulta de la posesión de los vienes materiales son los móviles que mueven a estos seres humanos. Jóvenes consentidos, estúpidos y vanidosos, se ríen de todo, de los disminuidos físicos y psíquicos, incomprensiblemente todo lo que es doloroso a ellos les ha hecho gracia. Los colegios religiosos no interfieren para nada en el desarrollo de la malvada personalidad de sus alumnos. Todas las actividades… se realizan según los principios fundamentales de la Doctrina Católica, con el mayor respeto a la libertad de conciencia. Profesores, directores,… son falsos cristianos, que enseñan una falsa religión. De esta forma directores, profesores y alumnos han eliminado la conciencia y, en consecuencia, actúan sin ella, carecen de amor al prójimo y fe cristiana, son infieles. Mª Patiño, periodista fue a un colegio religioso y dice estar: “muy agradecida a unas monjas que me enseñaron la religión sin sentimiento de pecado”.

En la Iglesia donde hay movimiento (comunidades, grupos), es donde más lejos de Dios están. Las comunidades Neocatecumenales hacen mucho “ruido” debido a la falsedad de sus integrantes que se empeñan en hacer creer al mundo una mentira muy grande. Si analizamos la historia de los cristianos sabemos a ciencia cierta que, después de la muerte de Jesucristo, las comunidades cristianas fueron totalmente aniquiladas y, desde aquella catástrofe, no se permite en la Tierra disfrutar de la seguridad de la existencia de Dios en grupo y el verdadero cristiano ha tenido que recorrer el camino de la fe en solitario. La Comunidad Neocatecumenal se rige por las normas de Kiko Arguello; impresionante y bárbaro el escándalo que un hombre sólo ha realizado. Los Neocatecumenales son como los judíos, se saben la Historia Sagrada, el Antiguo Testamento, rigurosamente, pero a Jesucristo ni nombrarlo quieren. Los Neocatecumenales dicen “los que no están en nuestras comunidades no entrarán en el reino de los cielos”, hacen creer a sus secuaces que solo ellos tendrán acceso. En las comunidades y también en los grupos “cristianos” es donde más mujeres malas hay y las jovenes más buenas no tienen cabida, son atacadas por las mujeres impías hasta que las desaniman.

La Iglesia Católica cubre su inmundicia con las asociaciones de ayuda humanitaria Cáritas, Manos Unidas… Pero la Iglesia Católica en su conjunto está tan lejos de Jesús como los obispos de los pobres. Jesús está con los que sufren de verdad en la Tierra por los marginados, los enfermos y los perseguidos por causa de la Verdad. El Hijo de Dios no está con los insensibles que han eliminado la conciencia, defendiendo ciegamente, durante todos estos años, la ocupación sionista de los judíos en tierras de Palestina. También están a favor de la labor y forma de vida de EEUU y de todos los países que le han seguido. Y además, hay que añadir el amor y la defensa que se ha llevado a cabo de la Institución Católica. Defender lo indefendible es lo que ha situado a los seres humanos lejos, muy lejos de Dios.

Los que se ha enriquecido a costa de la Iglesia Católica llorarán amargamente: “¡Ay, ay la gran ciudad, vestida de lino, púrpura y escarlata, resplandeciente de oro, piedras preciosas y perlas, que en una hora ha sido arruinada tanta riqueza!’” (Ap. 18, 15- 17). San Juan describe los lamentos que acompañarán la caída de la Iglesia Católica. Perecerán los que están: “Con la Iglesia Católica hasta la muerte”. Y en contraposición habrá cantos de júbilo en el cielo que contrastarán con el sufrimiento de los Anticristo. La “Babilonia” del Apocalipsis de San Juan, será destruida por su idolatría y por sus persecuciones contra los verdaderos seguidores de Dios.

El cristiano verdadero es iluminado y condena todo lo que es condenable. Somos el pueblo de Dios y tenemos que comportarnos con la libertad de espíritu con la que Cristo hace libres a los hombres. Aceptar a la Iglesia sin reservas es participar en todas las iniquidades que ha cometido y sigue cometiendo. La verdad es muy dolorosa para la gente que tiene una imagen idealizada de la Iglesia Católica. Pero no reconocer lo que es la Iglesia Católica en su conjunto, es engañarse a sí mismo.

El castigo anunciado ahora es inminente. Se producirá después que los verdaderos seguidores de Jesucristo estén apartados de los falsos cristianos. Los seres humanos que integran el pueblo de Dios se apartarán de la Iglesia Católica ahora cuando el Señor Nuestro Dios lo ordene: “Luego oí otra voz que decía desde el cielo: ´Salid de ella, pueblo mío, no sea que os agáis cómplices de sus pecados y os alcancen sus plagas. Porque sus pecados se han amontonado hasta el cielo y Dios se a acordado de sus iniquidades… Por eso, en un solo día llegarán sus plagas: peste, llanto y hambre, y será consumida por el fuego. Porque poderoso es el Señor Dios que la ha condenado.” (Ap. 18, 8). Los verdaderos seguidores de Jesucristo serán marcados por el Sello divino y preservados del castigo que ha de venir sobre el mundo.

Defender la Verdad tiene como consecuencia la enemistad de la Iglesia Católica y, de todos, sus secuaces. Los verdaderos seguidores de Dios somos enemigos del mundo y amigos de Jesucristo. Y el mundo nos persigue. Jesús nos previene respecto a las pruebas que nos aguardaban para que nuestra fe no vacilara: “Pero todo esto os lo harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado. Si yo no hubiera venido y no les hubiera hablado, no tendrían pecado; pero ahora no tienen excusa de su pecado.” (Jn. 15, 21- 22).

Los dirigentes de la Iglesia Católica han hecho caso omiso a los mandatos divinos. A espaldas de Dios ha montado un comercio morboso de dinero y corrupción profanando hasta los lugares Santos donde la Virgen se ha aparecido. La Banca Vaticana ha sido señalada por la política de la financiación ilegal del terrorismo y blanqueo de capital. Y está siendo investigada por la justicia italiana. Los estatutos de IOR así como los acuerdos alcanzados con las autoridades monetarias de Roma le han permitido operar al margen de cualquier tipo de control. IOR ha asegurado a sus exclusivos clientes absoluta discreción transacciones opacas y una completa impunidad y autonomía operativa. La Banca Vaticana ha sido un lugar ideal para el blanqueo de dinero. Y para entrar a formar parte de dicho entramado bancario, el personaje en cuestión ha tenido antes que ser abalado por un alto mando de la Santa Sede. El padre Gabriele Amorth, exorcista oficial de la Santa Sede, ha vinculado la desaparición de la joven Emanuela Orlandi, con asuntos turbios del Vaticano. De hecho Enrico De Pedis, mafioso y jefe de una banda criminal, fue acusado por su amante de ser el secuestrador de Emanuela Orlandi. Que contradicción, Enrico De Pedis fue enterrado en el altar de una iglesia de Roma. Los responsables han justificado esto excusándose en las aportaciones económicas a la basílica y a la mediación de monseñor Vergari (por aquel entonces rector del templo), con quien mantenía una estrecha relación, reconocida por el propio prelado.

El Vaticano es el país más pequeño y tan corrupto como el país más grande del mundo. Jesús se encolerizo a latigazos con los vendedores del Templo, diciéndoles: “Mi casa será Casa de oración. ¿Pero vosotros la habéis hecho una cueva de bandidos! (Lucas 19, 46). Aquel día los mercaderes se fueron del Templo, pero cuando murió Jesús volvieron y se hicieron los dueños. Religiones actuales como la católica y el Islán son centros de poder absolutista, generadoras de fortunas a cambio de someter y engañar al pueblo. El Vaticano y la Meca han generado una industria millonaria. El vaticano comercializa con todo tipo de mercancías y, también, con la imagen de los santos.

Sabemos que aunque gente válida hay muy poca, alguna hay. D. José Antonio Morales, sacerdote de Castellón, es un hombre de la Iglesia Católica diferente, altruista en lo material y en todos los sentidos, no escatima ni tan siquiera a la hora de dedicar su tiempo. Y, es por todo ello, que hay que situarlo en un lugar de referencia, por la labor que realiza con un grupo de jóvenes, a los que siempre que puede instruye y da muy buenos consejos. Personas tan desinteresadas, que se ocupen de verdad de los jóvenes son las que han hecho falta en la Iglesia Católica. Dios concedió a los seres humanos el don de la libertad para que eligieran actuar con conciencia o sin ella. En la conciencia se encuentran las sensaciones buenas, los pensamientos y sentimientos de ayuda y amor al prójimo, hombres completos con cuerpo, alma y espíritu. Así el hombre ha podido escoger entre la bondad o la crueldad, el amor o el odio, la justicia o la injusticia. El amor es un estado interior, exento de cólera, odio, sentimientos negativos… es deseable para uno mismo y para los demás, hasta el punto de convertirse en algo sagrado. ¡Feliz el hombre que soporta la prueba! Porque, superada la prueba, recibirá la corona de la vida que ha prometido el Señor a los que le aman.” (E St. 1, 12). El Señor Jesucristo creará en la sociedad y en el mundo unidad armónica que será el secreto de su fuerza y de su estabilidad. Sólo los seres humanos que actúan por amor poblarán la Tierra, el amor gobernará el mundo.

Cuando Jesús pregunta a los Apóstoles “Y vosotros ¿quién decís que soy yo? Simón Pedro contesto: ‘Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios.’ Replicando Jesús le dijo: ‘Bienaventurada eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia.” Jesús edifica su Iglesia sobre la fe, por eso dice a Pedro que “las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.” (Mt. 15, 15- 18). Para el Señor todo el que actúa por amor es su Iglesia. Jesús sitúa a Pedro como ejemplo, la iglesia de Jesucristo no la forma ninguna institución ni congregacíon, ni la Iglesia Católica ni ninguna otra iglesia terrena. La Iglesia del Señor son sus verdaderos seguidores, todos los seres humanos justos y buenos que hay en la Tierra. Las promesas eternas no valen sólo para la persona de Pedro, por medio de la fe Jesús provee al futuro de una clase de seres humanos que no pueden desaparecer con la muerte de Pedro. Satanás no ha conseguido la victoria total, los verdaderos seguidores de Jesucristo han rechazado al diablo y han formado una cadena que permanecerá activa hasta la llegada definitiva de Jesús a la Tierra. Ellos son la verdadera organización de Dios en la tierra.

La Palabra de Dios será consumada ahora al “Fin de los Tiempos”. El Señor Jesucristo revela a San Juan todo lo concerniente a nuestros días: “Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin; al que tenga sed, yo le daré del manantial del agua de la vida gratis. Esta será la herencia del vencedor: yo seré Dios para él, y él será hijo para mí. Pero los cobardes, los incrédulos, los abominables, los asesinos, los impuros, los hechiceros, los idólatras y todos los embusteros tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.” (Ap. 21, 8). Los desobedientes quedarán apartados de Dios para siempre con la muerte Eterna. Judíos y cristianos hay muchos pero no todos entrarán en el reino de los cielos: “Sólo un resto será salvo… Pronta y perfectamente cumplirá el Señor su palabra sobre la tierra.” (Rm. 9, 27- 29).

Teresa Neuman, recibió los estigmas de Jesucristo y sangraba como Él. El jueves cuando Jesús murió ella perdía sangre de sus estigmas hasta el domingo día de resurrección. Su misión fue la de mostrar al mundo el valor impresionante de la Sagrada Eucarística, donde Cristo se hace verdaderamente presente y, es por ello, que también puede conservar la vida física de las personas que comulgan. Santa Teresa Neuman inicia sus experiencias místicas en el año 1926 y duraron 36 años hasta su muerte y, ella, sólo tomaba la comunión como único alimento. Así se cumple el mensaje de Jesús: “Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida”. (Jn. 6, 55). Hay diferencias abismales entre las personas que son atacadas por el demonio y toman la comunión y las que no lo hacen. Las personas que comulgan son enormemente beneficiadas psíquica y, también, físicamente. La Sagrada Comunión es alimento divino, restaurador de la energía que da la vida. Los seres humanos que toman habitualmente la Sagrada Eucaristía pueden aguantar con mucha más firmeza los embates del maligno. El que no comulga habitualmente es mucho más vulnerable y puede ser derribado por las obradoras de iniquidad en un corto periodo de tiempo.

La Iglesia Católica tiene el Sacramente de la Eucaristía, un Poder divino, que una vez dentro del cuerpo del ser humano protege contra el diablo. Cuando se ha intentado informar a alguien por la necesidad de ayuda, de los beneficios de la Sagrada Eucaristía en el cuerpo humano y, se ha insistido más de una vez, hemos sido atacados por el hombre ignorante, que no sólo ha despreciado y se ha burlado sino que además ha sentido miedo, miedo de aquel que ha hallado la verdad superior. La Sabiduría que proviene del cielo es una locura para el hombre que no quiere saber nada de Dios, hasta el punto de preferir arrastrarse lleno a rebosar de energías negativas antes que acudir a la Sagrada Eucaristía. Con el Santísimo Sacramento de la Eucarística, Jesucristo mismo en Cuerpo y Alma, Sangre y Divinidad entra en el cuerpo humano. Jesucristo es invisible al hombre pero éste puede ver los efectos que causa su energía en los seres humanos. La Sagrada Eucaristía obtiene un efecto impresionante en la salud y, en la dignidad, de los seres humanos. El profeta Daniel dice al respecto: “Le entregaron el ejército, en lugar del sacrificio instauro la iniquidad y tiró por tierra la verdad; y en todo en cuanto emprendió tuvo éxito.” (Dn. 8, 12). Sacerdotes, obispos, cardenales y papas han escondido el Poder de la Sagrada Eucaristía y, han dado con su palabrería vana, el consentimiento a los Anticristo para que se realicen utilizando las fuerzas del mal. El Papa Benedicto, cardenales, obispos y sacerdotes Han dicho: “Dios tolera el mal y lo acepta y perdona a todos.” Según ellos no hace falta ni pedir perdón pues “todos vamos a ser perdonados”. En esta situación cualquier persona puede ser católica… Por eso al día de hoy, hay millones de católicos, se habla que es la religión con más seguidores de la Tierra.

Según el Vaticano hay 1.200 millones de católicos romanos en el mundo, casi la mitad, el 42% vive en América Latina, aunque también África es el continente donde las congregaciones católicas han experimentado el mayor crecimiento en los últimos años. Justamente el ascenso más importante se ha dado en lugares donde los seres humanos son los más ocultistas y satanistas de la Tierra. En África la brujería es la auténtica religión y en América Latina se confunde santería y cristiandad. Son áreas donde el crimen y la droga es un reto. América Latina es la región con la tasa de homicidios promedio por habitante más alta del mundo y, también, con la violencia más elevada en el ámbito familiar. Seguir a Dios falsamente tiene resultados negativos. La Iglesia Católica ha conducido a millones de personas por el mal camino. El entramado de la Iglesia Católica ha sido muy grande, la Iglesia Católica ha estado en todos los sitios, ha ofrecido un abanico de oportunidades a sus inseparables. Los falsos profetas han difamado a Dios y han hecho mucho daño a la sociedad y al mundo.

“Porque del vino de sus prostituciones han bebido todas las naciones, y los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido con su lujo desenfrenado.” (Ap. 18, 23). El Vaticano ha sido adorado por todos los jefes de estado del mundo Occidental, todos han ido y siguen hiendo a Roma a rendir honores al Papa. La Iglesia Católica es la Prostituta del Apocalipsis de San Juan. De ahí las relaciones Iglesia Estado del mundo occidental, el lujo y la ostentación de sus ministros y el color rojo de sus vestidos. “El Mensaje de Dios”, ratifica lo que mucha gente y durante muchos años ha intentado demostrar; la Iglesia católica es “La célebre Prostituta” del Apocalipsis 17 y “Babilonia” del Apocalipsis 14 y 18, aquí en estas últimas citas es cuando un ángel anuncia su caída inminente. La Iglesia Católica será destruida por su maldad: “Se ha convertido en Morada de demonios” (Ap. 18, 2), de Anticristos y de gente poseída por Satanás.

El Apóstol San Juan revela la identidad de la mujer ricamente compuesta y adornada: “Vestida de púrpura y escarlata, resplandecía de oro, piedras preciosas y perlas; llevaba en su mano una copa de oro llena de abominaciones, y también impurezas de su prostitución, y en su frente un nombre escrito -un misterio-: “La gran Babilonia, la madre de las prostitutas y de las abominaciones de la tierra.” (Ap. 17, 4- 5). San Juan en su visión, describe a una entidad religiosa haciéndose pasar por la comunidad cristiana verdadera. Los colores del Vaticano no son los de Cristo, obispos, cardenales y Papas en vez de una túnica blanca y sencilla, han llevado ostentosas vestimentas y ornamentos, colores llamativos y escandalosos, propios de una Prostituta de lujo: “la mujer estaba vestida de Púrpura y escarlata”. (Ap. 17, 1- 4). La mujer va vestida y aderezada, como la curia romana. El Papa, cardenales, arzobispos y obispos cuando se reúnen forman un paisaje llamativo: “rojo y escarlata”. En el Vaticano dicen que el rojo es expresión de Cristo, pero no es cierto, el color de la sangre se debe a que la Iglesia Católica es la institución más monstruosa y sanguinaria de la Tierra. La imagen del vestido ha significado la realidad más profunda de los dirigentes de la Iglesia Católica. El rojo es la sangre derramada por esta institución a lo largo de su historia. Los colores oficiales del Vaticano, eran los colores del ropaje de los emperadores de Roma. El mismo color que los soldados utilizaron para vestir a Jesús como rey, para burlarse de Él: “Le desnudaron y le echaron encima un manto de púrpura”. (AP. 27, 28). Es muy fuerte que sabiendo lo que es el Vaticano tenga tantos partidarios.

En la historia el título de Papa Romano procede del Imperio Romano, cuando el Emperador Romano ejercía el sacerdocio de la religión babilónica con el título: “Pontifex Máximus”. Y en el siglo IV, este sacerdocio babilónico pasó al Obispo de Roma. “Pontifex Máximus” sigue siendo hoy el título del Papa de Roma. La iglesia católica ha estado unida a los gobiernos de Occidente y de otros continentes. El imperio del mal ha continuado su obra por toda la historia y toda la Tierra. Todo el mundo se ha unido a ese poder religioso de Roma. Milagrosamente, el Apóstol San Juan se adelantaba a nuestro tiempo, prediciendonos la situación humana que ahora mismo estamos viviendo. San Juan en el siglo primero hablaba para el Fin de los Tiempos: “Hijos míos, es la última hora. Habéis oído que iba a venir un Anticristo; pues bien, muchos anticristos han aparecido, por lo cual nos damos cuenta que es ya la última hora”. (1 Jn. 2, 18), y San Pablo hace lo mismo, desvelándonos secretos que proclaman nuestro tiempo: “Porque el misterio de la impiedad ya está actuando”. (2 Ts. 2, 7). Los Anticristo actúan de manera oculta y solo Dios conoce su actividad. Ahora dos mil años después vemos la situación social a nivel mundial desoladora. Vivimos el periodo de gran angustia anunciado por Jesucristo que precede a Su Venida definitiva a la Tierra.

Ezequiel expone el esquema de la parábola de la oveja perdida y, comprendemos, lo mismo de siempre que la gente marginal de la sociedad son los seres humanos predilectos de Dios.

“Así dice el Señor Yahvé: Aquí estoy yo contra los pastores: reclamaré mi rebaño de sus manos y les quitaré de apacentar mi rebaño. Así los pastores no volverán a apacentarse a sí mismos. Yo arrancaré mis ovejas de su boca, y no serán más su presa… Yo mismo apacentaré mis ovejas y yo las llevaré a reposar, orculo del Señor Yahvé. Buscaré la oveja perdida, tornaré a la descarriada, curaré a la herida, confortaré a la enferma; pero a la que está gorda y robusta la exterminaré; las pastorearé con justicia. Vosotras ovejas mías, sois el rebaño humano que yo apaciento, y yo soy vuestro Dios, oráculo del Señor Yahvé.” (Ez. 34, 10- 31).

Observamos que los seres humanos más fuertes y poderosos no son del agrado de Dios y, justamente, son las personas que más cuidan y quieren los sacerdotes, obispos, cardenales y Papa rodeados siempre de gente rica, poderosa, perversa y malvada. Cuando el Señor hace referencias a las riquezas no sólo se refiere a los bienes materiales, también a los físicos y a los psicológicos, la salud, la seguridad, la fuerza, la alegría… Son recursos que hacen “ricos” a la gente. Muchos han vivido muy bien de celebración en celebración y han pasado indiferente ante el pobre y desvalido. San Lucas narra el destino del rico malo y Lázaro pobre. El “rico” acostumbrado a la vida fácil, se encuentra con el Señor: “Estando en el Hades entre tormentos, levantó los ojos y vio a lo lejos a Abrahán, y a Lázaro en su seno. Y, gritando, dijo: ´Padre Abrahán, ten compasión de mí… Pero Abrahán le dijo: ´Hijo, recuerda que recibiste tus vienes durante tu vida y Lázaro, al contrario, sus males; ahora, pues, él es aquí consolado y tú atormentado.” (Lc. 16, 23- 25). Lázaro enfermo de lepra y vagabundo, es colocado en un lugar destacado en el cielo, al lado de Abrahán y, además, es llamado por su nombre pero el “rico” queda en el anonimato. Que se alegren los verdaderos seguidores de Dios de todos los sufrimientos que han tenido en la Tierra. El Señor insiste, en la otra vida la gente buena será consolada y la mala atormentada.

La misión de la Iglesia de Jesucristo era arrancar a los seres humanos del imperio de la muerte, temporal y sobre todo eterna, y formarles para entrar en el Reino de los cielos. Sin embargo ellos se han dedicado a conducir a millones de seres humanos por mal camino. Los dirigentes de la Iglesia Católica firmaron acuerdos con Adolf Hitler, el Vaticano ha llevado a cabo relaciones y acuerdos Iglesia Estado con los poderes políticos de todos los tiempos, Satanás ha sido siempre adorado. Los obispos han llevado bajo palio a dictadores y los sacerdotes han bendecido con su presencia las ejecuciones realizadas por Francisco Franco durante y después de la Guerra Civil Española. Los pecados de la Iglesia Católica son una lista interminable.

“Juan Pablo II gozo de una inmunidad mediática que igual que sus gestos multiplico las luces de su papado ensombrecido después por los escándalos que estallaron públicamente sobre la mesa de Benedicto XVI el desgobierno, la corrupción. La gestión del banco vaticano y los miles y miles de casos de pederastia”. Tan bueno es mi Juan que para nada sirve. Juan Pablo II era un hombre ingenuo y creía que todo el mundo era como él. Había que despertar de tan irreal sueño, los seguidores de Dios tienen que ser buenos pero no tontos. Juan Pablo II no gobernó y otros lo hicieron por él. Los abusos sexuales contra menores cometidos por sacerdotes que han salido a la luz son la obra más importante de Satanás para desprestigiar a Dios. El cardenal Bernrd Law, acusado de haber encubierto a unos 250 curas pederastas, con más de 5.000 casos de abusos entre 1984 y 2002, cuando fue arzobispo de la diócesis de Boston. El Vaticano ha evitado que este hombre se siente en el banquillo de los acusados de su país a rendir cuentas de sus actos. En 2004, Juan Pablo II le dio cobijo y lo nombró arcipreste de la Basílica de Santa María la Mayor. Ha desempeñado ese cargo hasta noviembre de 2011, cuando fue sustituido. Y hasta el año 2013, el cardenal continuaba viviendo en la Basílica de Santa María la Mayor. No entro en un convento de clausura a cumplir con el retiro espiritual que se anunció que llevaría a cabo cuando fue obligado a dimitir como arzobispo de Boston. Y, además, Bernrd Law participó en las celebraciones de los funerales de Juan Pablo II y en el Cónclave en el que hace ocho años fue designado Papa Benedicto XVI. En el reciente Cónclave no ha tomado parte, por haber superado los 80 años. En la Iglesia Católica se hallan los que suplantan al Espíritu, en el santo rosario han llegado a sustituir a la Virgen María por Juan Pablo II y Benedicto XVI.

Por haber incumplido el mandato de Dios, el Señor les quitara, ahora muy pronto, el rebaño al que han maltratado, y el mismo se hará pastor de su pueblo. Ezequiel habla para nuestro tiempo, anuncia una nueva vida donde será restablecida la realeza divina, Yahvé proporcionará a sus verdaderos seguidores un pastor de su elección. Él mismo reinará, por su Hijo Jesucristo, sobre su pueblo, en Justicia y Paz sin Fin. Los Mensajes de la Virgen María son de amonestación, la Virgen anuncia el fin de la Iglesia Católica y de todas las iglesias. El Vaticano está sentenciado a una muerte inmediata y eso como no les agrada lo han escondido. De los mensajes de la Virgen han hecho público sólo algunos fragmentos donde la Virgen habla de oración y conversión. Sin embargo el mensaje principal de Lourdes y Fátima es anunciar al mundo que el lugar donde está la Sede de Pedro será reemplazado. Todo sucederá como está escrito en el Apocalipsis de San Juan. Jesucristo erigirá el Santuario Celestial en Jerusalén.

Las manifestaciones de la Virgen van contra la Iglesia Católica. El Vaticano se ha erigido como el único depositario del legado de la Iglesia, que instituyó Jesucristo y donde San Pedro Apóstol recibe el poder disciplinar de admitir o excluir a quien le parezca bien, y administrar la comunidad. Todas las sentencias y decisiones de San Pedro Apóstol fueron ratificadas por Dios desde lo alto de los cielos. San Pedro se ocupaba de mantener limpia la comunidad, impidiendo a Satanás perturbar la Iglesia de Jesucristo. Y así “las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.” (Mt. 15, 15- 18). En Roma el Apóstol se entrego al martirio como supremo testimonio de su fe. El Vaticano comete un error muy grande, difama cuando dice que San Pedro es el fundador de la Iglesia de Roma (Católica Apostólica y Romana) San Pedro es el fundador de la Iglesia de Jesucristo, integrada sólo por seres humanos que aman y actúan conforme a la Ley de Dios. Jesús escogió a San Pedro y le puso al frente de todos sus seguidores, con la misión de confirmarlos en la fe. Jesús con Pedro como ejemplo indica que cumplir los Mandamientos de la Ley de Dios al pie de la letra y luchar contra el diablo son requisitos imprescindibles para seguirle. Los verdaderos seguidores de Dios al día de hoy siguen activos, forman una cadena que no desaparece con la muerte de Pedro.

La Virgen María ha venido confiando a sus videntes como tendría lugar una inmediata ejecución del Apocalipsis de San Juan predestinado para el fin del mundo, al cual nos íbamos acercando. Y el Vaticano lo ha ocultado y jamás ha sido filtrado el Secreto de Lourdes y Fátima… La Madre de Dios ha venido insistiendo sobre la proximidad del fin de los tiempos y de los acontecimientos que dicha situación conlleva. Los Secretos del cielo contienen un castigo terrorífico por los pecados del mundo. Vivimos el periodo de gran angustia que precede a la llegada inmediata de Jesucristo a la Tierra y, esa es la realidad que vivimos. Nos hallamos en los acontecimientos vaticinados por la Virgen María, en los distintos lugares donde se ha aparecido. El propósito del cielo era el de llamar la atención a la humanidad a enmendar su conducta y retornar a Dios.

Y, ahora, sólo falta por llegar el último Papa: “Vosotros sabéis lo que ahora le retiene… Tan solo con que sea quitado de en medio el que ahora le retiene.” (2Ts. 2, 6). Satanás surgirá cuando el obstáculo desfallezca. Creíamos que la persona que anuncia San Pablo era Benedicto XVI, de hecho se ha retirado para no molestar en el Vaticano. Joseph Ratzinger siempre ha estado atemorizado, como si sufriera amenazas, los acompañantes del Papa y los escoltas dan la imagen real de todo lo que rodea al Vaticano. Entre todos forman una familia mafiosa nada que ver con la representación de Jesús en la tierra. Por la profecía de San Malaquías pensábamos que la Biblia describía la suerte que había de correr Benedicto XVI. “Quitado de en medio“, ¿quiere decir apartarlo del cargo, retirarlo a un monasterio y encerrarlo en un claustro? Siempre habíamos pensado que iban a hacerle como a Juan Pablo I, envenenarlo.

El Papa Celestino V es el precedente de Benedicto XVI, ambos renuncian al cargo. Celestino V dimitió obligado por el consistorio de cardenales, lo mismo que le ha pasado a Benedicto XVI. El sucesor de Celestino V encerró a éste último en una fortaleza y, allí, muere con un clavo atravesándole el cráneo. El Vaticano admite haber analizado el cráneo de Celestino V, muerto misteriosamente con un clavo en la cabeza. La actividad criminal del Vaticano viene de antaño. Benedicto XVI estaba tremendamente asustado, sentenciado, no sabía a qué tipo de muerte, si al veneno o al clavo. Justamente a él que es el antiguo precepto de la Santa Inquisición.

Los documentos secretos del Vatileaks, muestran luchas de poder, proporcionando una imagen real de la Santa Sede. Cuando preguntaron a Benedicto si iba a cesar a Bertone dijo “yo estoy demasiado mayor para cesar a un Secretario de Estado”. Después del escándalo el Papa defendía a su mano derecha el Cardenal Tarcisio Bertone. Por el miedo que tienen a Bertone nadie puede con Él. Estamos viviendo el ocaso de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana. Vivimos el tiempo del cumplimiento de la palabra de Dios. Jesucristo decía al respecto: “Pues nada hay oculto que no quede manifiesto, y nada secreto que no venga a ser conocido y descubierto.” (Lc. 8, 16- 18). El Vaticano es un nido de serpientes venenosas, una cueva de ladrones, llena de hombres corruptos, perversos y malvados, todos infieles al mandato de Dios.

Angelo Escola, Tarcisio Bertone y Odilio Scherer se disputaban la “Santa Sede”. Pero San Malaquías profetiza y designa como Papa a un hombre llamado “Pedro Romano.” Y la persona que reunía esas características era el Cardenal Camarlengo y Secretario de Estado del Vaticano. Su nombre completo Pedro Tarcisio Bertone, es el único cardenal que ha nacido en uno de los dos pueblos de Italia que se llama “Romano”. Bertone ha sido quien ha reunido a los cardenales para el cónclave, el Secretario de Estado era en esos momentos la figura política con mayor poder del Vaticano. Benedicto XVI ni ha tenido ni tiene mando. La curia romana se izo con el máximo poder con el reinado de Juan Pablo II y Benedicto XVI, que no gobernaron. Desde entonces hay eclesiásticos enclaustrados en sus puestos, viviendo como príncipes, lujosamente ataviados y perfumados, sin la olor a oveja de los pastores.

Con el don de discernimiento detectamos el mundo de los espíritus y conocemos su actividad. Es un don de Dios que permite diferenciar las energías que hay en los seres humanos. Energías que pueden ser de Dios o del diablo. Hablamos de un poder sobrenatural capaz de detectar el mundo de los espíritus y conocer su actividad. Hay evidencias físicas y psíquicas en los seres humanos que hacen posible saber la clase de energía que cada uno lleva en su interior. Vemos como las evidencias físicas sólo muestran una imagen mundana de Angelo Escola, Tarcisio Bertone y Odilio Scherer. Obispos, cardenales y arzobispos tienen un aspecto nada espiritual. Qué imagen, más extraña imposible, habría que verlos en la intimidad, todos juntos en las estancias del Vaticano.

Tarcisio Bertone, estremece con su presencia, el cardenal reunía todos los requisitos para ser “Pedro el Romano” el nombre anunciado por San Malaquías para el último papado. Tarcisio Bertone es un hombre apocalíptico por la imagen que proyecta, es todo menos apóstol de Jesucristo. Algunos cardenales le tienen miedo por el inmenso poder que ha acaparado y porque en su interior lleva al diablo aunque ellos no lo saben. En el Vaticano había sobrecogimiento por la bestia y por sus próximos movimientos.

Con el último Papa que ha de gobernar el Vaticano, tendremos en escena la reencarnación del diablo en el escenario del Vaticano, un hombre en el cual Satanás habitará corporalmente. “Este cuerno tenía ojos humanos y una boca que decía barbaridades:” (Dn. 7, 8), este cuerno nace en la Unión Europea y el Vaticano se halla en Europa. Satanás logrará la victoria, los Anticristo lo han elevado, hasta el punto que ha de ocupar el trono del Vaticano. El último Papa es un hombre poseído por el diablo; hablará blasfemias y será un escándalo; Satanás se atreverá a elevarse en el escenario del Vaticano: “Sobre todo lo que lleva el nombre de Dios o es objeto de culto, hasta el extremo de sentarse él mismo en el santuario de Dios y proclamar que él mismo es Dios.” (2Ts. 2, 3- …). Pronto contemplaremos la hábil elocuencia y la arrogancia blasfema del último Papa, una manifestación diabólica a la que San Pablo describe como una señal reconocible que precede a la llegada de Jesucristo a la Tierra. Lo que estamos viendo es el final del Imperio Vaticano, se acabó el difamar a Dios.

El día 13 de marzo de 2013, aparece la fumata blanca y el nuevo Papa no es italiano. Estamos en la situación mundial anunciada para el fin del mundo por Mateo: “Nación contra nación y reino contra reino.” (Mt. 24, 7) Hombre contra hombre y mujer contra mujer, vivimos un paradigma de traiciones y odios. En el Vaticano, los cardenales se oponen a los cardenales y los obispos contra los obispos. Así se cumple la profecía de la Virgen María a Teresa Musco. La disputa entre Angelo Escola, Odilio Scherer y Tarcisio Bertone ha impulsado a los cardenales a elegir un Papa de tierras lejanas y, todo ello, con la intención de dar solución al duelo entre el purpurado. ¿Se ha equivocado San Malaquías? Sabemos que el Señor Nuestro Dios permite alguna que otra pequeña equivocación a sus elegidos, en este caso quizás para crear falsas esperanzas. Pero nosotros insistimos, vivimos en la Parusía, la palabra esencial y única procede de Dios, las Sagradas Escrituras no se equivocan jamás y, por ello, estamos a la espera de un Papa y, un hombre, absurdo y extraño, poseído por el demonio. Se cumplirá lo que hemos anunciado desde el principio: “Este cuerno tenía ojos humanos y una boca que decía barbaridades:” (Dn. 7, 8).

El Papa Francisco ha hecho unas manifestaciones señalando que hay tres modelos de cristianos en la Iglesia Católica: “los pecadores, los corruptos y los santos”. Pero se ha equivocado, pecadores y corruptos no son cristianos sino Católicos. Solo hay un modelo de santidad que incluye a los santos de altares y los justos, ambos son los únicos y verdaderos cristianos. Los seguidores de Dios tienen santidad y pureza en todos los actos y a la mínima falta piden perdón de inmediato al Señor. Las declaraciones del Papa referentes al pecado, nos hacen pensar que a lo mejor lo que quiere es eliminar de los fieles el miedo al castigo. Pero los verdaderos seguidores de Jesucristo no nos vemos inducidos a creer en Dios y a guardarle obediencia en base al temor del castigo. San Juan expone el diálogo y la reflexión verdadera sobre el concepto de Dios: “No cabe temor en el amor; antes bien, el amor pleno expulsa el temor, porque el temor entraña castigo; quien teme no ha alcanzado la plenitud en el amor.” (I Jn. 4, 18). El hombre que mantiene su conciencia activa, actúa de corazón y sabe que Dios lo conoce todo y que Él es Amor.

¡Cómo es posible proclamarse representante de Dios en la Tierra y hablar con complacencia del pecado! “Pidamos hoy al Señor la gracia de sentirnos pecadores, pero verdaderamente pecadores, no pecadores difusos, sino pecadores por esto, esto y esto, concretos, con la concreción del pecado. ¡Pecadores sí, corruptos no! y la gracia de ir por el camino de la Santidad”. Francisco se ha vuelto loco, a esto se llama suplantar al Espíritu diciendo falsedades. Solo falta que diga que Adán y Eva no son reales, y que el infierno Bíblico, donde la gente sufre, es una doctrina incompatible con el amor infinito de Dios. Sacerdotes, obispos y cardenales no observan las Sagradas Escrituras y si lo hacen tienen la costumbre de rebajar su importancia. El Papa sigue los mismos pasos de Benedicto XVI, cuando hablaba del pecado. ¿Qué diferencia hay entre pecadores y corruptos? Ninguna, ambos la misma cosa son. El señor Jesucristo no permitirá entrar en el Cielo al pecado, los pecadores quedarán apartados de Dios para siempre y fuera de la Vida Eterna.

Para caminar en la Luz y vivir como hijos de Dios, San Juan propone cumplir cuatro condiciones. La primera, romper con el pecado: “Todo el que comete pecado comete también la iniquidad, pues el pecado es la iniquidad. Jesucristo se manifestó para borrar los pecados del mundo pues en Él no hay pecado. Todo el que permanece en él, no peca. Todo el que peca no le ha visto ni conocido. Hijos mios, que nadie os engañe.” (1Jn. 3, 4- 7). La segunda, guardar los Mandamientos: “En esto sabemos que le conocemos; en que guardamos sus mandamientos. Quien dice: ‘Yo le conozco’ y no guarda sus mandamientos es un mentiroso y la verdad no está en él. Pero quien guarda su palabra, ciertamente en él el amor de Dios ha llegado a su plenitud. En esto conocemos que estamos con él. Quien dice que permanece en él debe vivir como vivió él” (1Jn. 2, 3- 6). La tercera, guardarse del mundo: “No améis al mundo ni lo que hay en el mundo. Si alguien ama el mundo, el amor del Padre no está con él. Porque todo cuanto hay en el mundo –la concupiscencia de la carne, la concupiscencia de los ojos y la jactancia de las riquezas –no viene del Padre, sino del mundo. El mundo y sus concupiscencia pasan; pero quien cumple la voluntad de Dios permanece para siempre.”(1Jn. 2, 5- 17). La cuarta, guardarse de los Anticristo, adversario sobretodo de los verdaderos seguidores de Jesucristo: “Hijos míos es la última hora. Habéis oído que iba a venir un Anticristo; pues bien, muchos anticristos han aparecido por lo cual nos damos cuenta que es ya la última hora. Salieron de entre nosotros; pero no eran de los nuestros. Pues si hubieran sido de los nuestros habrían permanecido con nosotros. Así se ha puesto de manifiesto que no todos son de los nuestros.” (1Jn. 2, 18- 19). Los enemigos de Dios se han multiplicado como la mala hierba.

Como todos los apóstoles, San Mateo renuncia al pecado y así se transformó en testigo de Jesús y compañero. “No pecarás” dictamina la Ley de Dios. “La fornicación, y toda impureza o codicia, ni se mencione entre vosotros, como conviene a los santos. Lo mismo que la grosería, las necedades o las chocarrerías, cosas que no están bien; sino más bien, acciones de gracias. Porque tened entendido que ningún que ningún fornicario o impuro o codicioso –que es como ser idólatra- participará en la herencia del Reino de Cristo y de Dios”. (Ef. 5, 1- 5). Las Sagradas Escrituras anuncian que nada profano entrará en el Reino de los Cielos.

Después del testimonio de Jesucristo no hay lugar para el pecado ni excusa para cometerlo. San Pablo anuncia que todos los hombres deben revestirse del “Hombre Nuevo” “Sed, pues, imitadores de Dios, como hijos queridos, y vivid en el amor como Cristo os amó y se entregó por nosotros como oblación y víctima de suave aroma… Porque en otro tiempo fui istes tinieblas; más ahora sois luz en el Señor. Vivid como hijos de la luz; pues el fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad.” (Ef. 5, 1- 9).

El primer día, en el balcón de la plaza de San Pedro, el Papa Francisco recordaba a Benedicto XVI. Creíamos que bajo esa capa de hombre “feo”, apocado y torpe de movimientos se encontraba el diablo, pero en los días sucesivos consigue hacernos gracia al verle moverse por las instancias del Vaticano, parecía tan sencillo, tan humilde y campechano. El día 18 de marzo de 2013, Francisco decía que quería llevar la Iglesia Católica a la sencillez y a la pobreza del Evangelio, manifestaba el deseo de “una Iglesia pobre y para los pobres” y hablaba del demonio igual que hacían los Apóstoles. Las Sagradas Escrituras muestran la actividad de Satanás al principio y siguen haciéndolo hasta el final. Y no es posible hablar de Dios, sin mencionar al diablo, por todo ello este Papa consigue materializar lo que anuncian las Sagradas Escrituras cuando alertan: “Porque surgirán falsos cristos y falsos profetas, capaces de engañar, si fuera posible, a los mismos elegidos. ¡Mirad que os lo he predicho! (Mt. 24, 24). El Papa Francisco al cumplir sus primeros cien días de papado, un periodo suficiente para ganarse el cariño de los fieles, ha tenido un éxito rotundo. Ahora muchos están por hacerse Católico, con este Papa podrían multiplicarse no se sabe los millones de fieles que ya tiene la Iglesia Católica. Y se le expone como referente, todos creen que caer bien a la sociedad es algo muy bueno. Yago, sacerdote de Castellón, también va convenciendo a los feligreses de cosas que no son ciertas y allá donde va arrastra seguidores y llena la iglesia. Ni al Papa Francisco, ni a nadie le gusta el camino solitario de Jesucristo. El Apóstol Santiago es claro: “¡Adúlteros! ¿no sabéis que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Cualquiera, pues, que desee ser amigo del mundo, se constituye en enemigo de Dios.” (St. 4, 4).

“Se habla del ‘lobby gay’ y es verdad, está ahí” el papa Francisco se refiere al entramado de corrupción moral en el mismo Vaticano. Hay seminaristas homosexuales y sacerdotes, obispos y cardenales homosexuales, hasta en los más altos niveles del Vaticano hay homosexuales ejerciendo como tales. Hay obispos que tienen amantes seminaristas. Han dicho que aun joven seminarista lo hecharon del seminario por homosexual y le dieron un alto cargo en el Vaticano. Vemos que los hombres de más influencia en la Iglesia Católica son los más corruptos y los que se encargan de proteger a los que están situaciones similares. Dicen que los hombres heterosexuales se sienten fuera de lugar en muchas ordenes religiosas y en muchos seminarios porque lo que allí se protege es el comportamiento homosexual. Incluso dicen que hay descriminación por parte de los sacerdotes gays a los sacerdotes que no son gays. En la Iglesia Católica hay heterosexuales y homosexuales que no viven el celibato, que van en contra de los preceptos de las Sagradas Escrituras que exigen transparencia total. Predican una serie de preceptos morales que ellos no cumplen, dicen que son célibes y viven doble vida. Y luego dicen a la gente que están en pecado mortal, que iran al infierno

Los homosexuales deben ser informados por su bien, para hablar de la homosexualidad hay que acceder a las Sagradas Escrituras donde se condena sin reservas. “¡No os engañéis! Ni impuros, ni idólatras, ni adúlteros, ni afeminados, ni homosexuales, ni ladrones, ni avaros, ni borrachos, ni ultrajadores, ni explotadores heredarán el Reino de Dios”. (1Co. 6, 9- 10). La vida sexual debe ser tal y como conviene a un miembro de Cristo. La homosexualidad está contra la naturaleza de aquello que Dios ha querido desde el origen. En la Biblia los actos homosexuales están radicalmente prohibidos y totalmente condenados y no deben recibir aprobación en ningún caso, en este contexto el Señor invita a los seres humanos afectados a una vida casta y pura.

Por las declaraciones del Papa Francisco, parece un comunista o socialista, si es así se cumple otra profecía de la Virgen María a Teresa Musco. Se nota en cómo se pronuncia respecto al papel de la mujer en la Iglesia: “Es necesario ampliar los espacios para una presencia femenina más incisiva en la Iglesia. En los lugares donde se toman las decisiones importantes es necesario el ingenio femenino. Afrontamos hoy este desafío: reflexionar sobre el puesto específico de la mujer, incluso allí donde se ejercita la autoridad en los varios ámbitos de la Iglesia”. El Papa Francisco olvida que Jesús llamó a doce Apóstoles y a la mujer a ocupar un espacio secundario pero no por ello importantísimo. A la mujer se le otorga ser centinela del hombre, educarlo y protegerlo con el poder completo de Dios. Juan Pablo II exteriorizaba la siguiente frase: “¿No cree usted que el comportamiento irresponsable de los hombres es causado por las mujeres?” El derrumbe moral del mundo recae sobre las mujeres irresponsables que viven alejadas de Dios.

Muchos creen que el Papa podría nombrar cardenal a una mujer. Dicen que no hace falta ser sacerdote para ser cardenal. El Papa puede designar cardenal a una mujer y, si quiere, puede elegir a Sor Lucía Caram, que está encantada con él. La monja dominica contemplativa tiene un vocabulario impropio de una monja y se dedica a difundir doctrinas contrarias a las Sagradas Escrituras. Apoya el uso del preservativo, el aborto, la homosexualidad… Ella es amiga de Marina Geli, aquella mujer que cuando mandaba su partido en Cataluña hacía recomendaciones escandalosas a los menores para prostituirlos. Y, también, es admiradora de José Luis Carod Rovira el político que se declaraba admirador del cine porno y el mismo que en un viaje a Israel se mofó de Nuestro Señor Jesucristo, cuando posaba riéndose con una corona de espinas.

De momento, el Papa Francisco ha elegido para trabajar a su lado a Francesca Chaouqui, es la mujer que forma parte del comité que le asesora en cuestiones financieras, de profesión publicista, con una indumentaria y un dossier de fotografías que proporcionan una imagen inadecuada para realizar ese trabajo. Y qué decir d monseñor Battista Ricca, nombrado también por el pontífice, prelado interino en el Instituto para las Obras de Religión (IOR), el banco del Vaticano, para la labor de limpieza de dicha entidad, desacreditada por la corrupción interna, el tráfico de influencias y lavado de dinero. El Papa elige a un hombre que según fuentes informativas mantuvo relaciones homosexuales cuando era nuncio apostólico en Montevideo.

Dicen que se coge antes a un mentiroso que a un cojo, eso le pasa al Papa Francisco al proclamar una Iglesia “pobre y para los pobres” desde el trono del Vaticano. Él se declara un apasionado de la Iglesia Católica, como San Ignacio de Loyola y trabaja para ella. Y dice: “La Iglesia Católica es la totalidad del pueblo de Dios”. La tónica habitual de los sacerdotes, obispos, cardenales y Papas es suplantar al Espíritu diciendo falsedades en las homilías o no siendo objetivos, al dejar la interpretación de sus sermones al amparo de la pura opinión de cada uno de los fieles que les escuchan. Así es Yago, el sacerdote de la gente “rica” y pija de Castellón, todo un fenómeno en atraerlos, de hecho ha emprendido una carrera de ascenso y un futuro prometedor. Fruto de una preparación académica sin parangón, con la capacidad de expresarse en público de forma fluida, elegante y persuasiva, capaz de generar emociones que alegran a los asistentes a sus homilías. A la hora de hablar de Dios tiene la misma tónica que utilizan los ministros de la Iglesia Católica que sobradamente ya conocemos, dar una imagen falsa de Dios. “Hagas lo que hagas no pasa nada. Dios habla de sí mismo y no se cansa de perdonar es un dios que restablece, que salva”. Ha encontrado la fórmula del éxito, no decir nunca que para ser perdonado antes hay que reconocer que has pecado, pedir perdón a Dios, arrepentirse de los pecados y no volverlos a cometer. El día 3 de noviembre de 2013, D. Paco y D. … en las Iglesias de San José y la Sagrada Familia de Castellón expresaban lo mismo. Difamar a Dios en las homilías es la tónica habitual. La mayoría de ministros de la Iglesia Católica no entiende cual es la voluntad de Dios y hablan por su cuenta.

Don Hector, sacerdote de Castellón utiliza una retorica que se aprende de memoria y, por ese medio, ha llegado a contradecirse y a decir muchos disparates. El día de la explicación del Evangelio, de la espiga y la cizaña, reconocía en la homilía, la existencia de la gente buena y la gente mala y, explicaba, como juntos recorren el mismo camino en la Iglesia Católica. Y al final de la homilía decía: “Roguemos para que nadie tenga la tentación de dividir el mundo en buenos y malos”. Otro día insistía: “Roguemos para que nadie tenga la tentación de juzgar a la sociedad”. Cuando los sacerdotes hablan deliberadamente por conveniencia dañan atrozmente el plan divino. Don Hector, va con el mundo, no contra el mundo, por eso es una persona totalmente integrada socialmente, que se lo pasa fenomenal como invitado, de fiesta en fiesta. La Iglesia Católica es dominada por impostores y los sacerdotes que permanecen fieles a Jesucristo, tienen mucho miedo a exponerse, y viven atemorizados, guardando silencio. El sacerdote que destaca es denigrado por los señores obispos y apartado a un pueblo o lugar que pueda pasar desapercibido.

El Papa Francisco declaraba en la famosa entrevista lo que significa para él “El sentir con la Iglesia” de San Ignacio de Loyola: “Una imagen de Iglesia que me complace es la del pueblo Santo fiel, a Dios. Es la definición que uso a menudo. La pertenencia a un pueblo tiene un fuerte valor teológico: Dios, en la Historia de la salvación, ha salvado a un pueblo. No existe identidad plena sin pertenencia a un pueblo.” El Papa Francisco piensa en los israelitas cuando salieron de Egipto. Hace como los judíos tiene como referencia el Antiguo Testamento. Y los testigos de Jehová, piensan lo mismo y se sientes los verdaderos beneficiarios del pueblo de Israel. Testigos de Jehová, ortodoxos, católicos… todos creen que su religión es la auténtica. Todas estas instituciones han inducido a millones de seres humanos al error. Mentir es la conducta errada de personas que demuestran necedad, poco sentido común y un comportamiento ilógico. No saben que después del testimonio de Jesucristo en la Tierra, el Hijo de Dios se alza sobre el Antiguo Testamento, como único referente para seguir a Dios. Jesucristo es el Centro de la Creación, todo gira en torno a Él. Pero el Papa Francisco, no se ha enterado de lo que significa la presencia viva de Jesucristo y explicaba totalmente convencido: “Si una persona dice que ha encontrado a Dios con certeza total y ni le roza un margen de incertidumbre, algo no va bien… Si uno tiene respuestas a todas las preguntas, estamos ante una prueba de que Dios no está con él. Quiere decir que es un falso profeta que usa la religión en bien propio. Los grandes guías del pueblo de Dios, como Moisés, siempre han dado espacio a la duda. Tenemos que hacer espacio al Señor, no a nuestras certezas, hemos de ser humildes. En todo discernimiento verdadero, abierto a la confirmación de la consolación espiritual, está presente la incertidumbre.”

El Papa Francisco piensa que la Iglesia Católica es el pueblo de Dios y se siente seguro como parte de este pueblo, sentenciando contra la Verdad: “Cuando en el diálogo entra la gente y los obispos y el Papa sigue esta línea y es real, está asistido por el Espíritu Santo”. La lengua es un musculo que cuando la persona no tiene a Dios, no tiene freno y, en esta situación, sólo se pueden decir cosas que no son ciertas. El Papa no sabe que para facilitar las relaciones con los seres humanos, Dios decide mandar a su Hijo Jesucristo a la Tierra e implantar su doctrina Eterna. Jesús es el ejemplo de vida perfecto que acaba con el pasado. La gente buena escasea y, además, es la primera en morir, por eso cuando más sólo estés y más aislado te encuentres más cerca de Dios estas. De uno, en uno hay que entrar en el reino de los cielos, ese es el distintivo final. No había que formar parte de la compleja trama de relaciones interpersonales que se han establecido en esta forma de vida. Dios no entraba ya en esa dinámica popular como en los tiempos de la salvación del pueblo de Israel. Con el Señor Jesucristo, el pueblo de Dios lo forman las ovejas que hay esparcidas por el mundo y, por supuesto, también los seres humanos que arrepentidos de corazón se vuelvan a Dios. Las palabras del Papa no se parecen a las de San Pablo y demás Apóstoles. Los ministros de la Iglesia Católica tienen un problema, su fe se asemeja a la de los demonios: “¿Tú crees que hay un solo Dios? Haces bien. También los demonios creen, y tiemblan (S. 2,19). Por eso en las homilías, nunca jamás, han hablado de la llegada definitiva del Hijo de Dios a la Tierra.

Recordemos el drama de la soledad de Jesús en el Gólgota. “Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena. Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: ‘Mujer, ahí tienes a tu hijo. Luego dice al discípulo: ‘Ahí tienes a tú madre?’” (Jn. 19, 25- 27). El Apóstol San Juan representa a los creyentes sin miedo, a través de la figura del “Discípulo Amado”, tenemos al cristiano ideal, aquel que está unido a Cristo para la eternidad. El “Discípulo Amado” de Jesús no abandona en ningún momento ni bajo ninguna circunstancia a su Señor. Por temor, los demás Apóstoles abandonan a Jesucristo, pero después inmediatamente se arrepienten dando hasta la vida por Él. Por negar a Jesús tres veces San Pedro lloró amargamente y fue perdonado. Ahora, 2000 años después la situación se ha recrudecido, nadie, absolutamente nadie, quiere saber de Jesucristo, el amor y la verdad no encajan en está forma de vida fundamentada en el odio y la mentira. El verdadero camino de Jesús lleva consigo el rechazo y la marginación social. La soledad es la prueba más dura de soportar, hay personas que temen nueve veces más la soledad que la muerte. Los verdaderos seguidores de Dios tenemos la fuerza del Espíritu Santo, de ahí nuestra fortaleza. En la fe de Jesucristo no hay lugar para la duda, sino todo lo contrario, el encuentro implica una transformación radical que hace imposible vivir la vida sin el Señor. Después del testimonio de Jesús en la Tierra no hay lugar para la indecisión ni motivo para seguir pecando. Los Apóstoles de Jesucristo transmiten, en primer lugar, lo que a su vez reciben, una seguridad y una certeza de tal magnitud que asegura el verdadero camino de la salvación. San Pedro, san Pablo, san Mateo, San Juan… predican el Evangelio y el Señor los asiste y confirma su Palabra con los milagros que la acompañan. Los enemigos de Jesucristo “Viendo la valentía de Pedro y Juan, y sabiendo que eran hombres sin instrucción ni cultura” (Hch. 4, 13), estaban asombrados. San Juan y San Pedro habían realizado la curación de un paralitico y, además, con el poder de la Palabra de Dios convertido a miles de seres humanos a creer en Jesucristo.

Los Apóstoles fueron revestidos por el poder de la fe desde lo alto, disfrutan con la defensa del Hijo de Dios y dan su vida por Él. Sin creer en Jesucristo la persona ni tiene esperanza ni la posibilidad de agradar a Dios. Los Apóstoles preguntan al Señor: “¿Qué hemos de hacer para obrar las obras de Dios? Jesús les respondió: ‘La obra de Dios es que creáis en quien él ha enviado’” (Jn. 6, 28- 29). A las obras de los hombres, Jesús antepone la fe en el enviado de Dios. Las obras, como medio de salvación, no tienen valor si no van acompañadas de la fe en el Señor.

El Profeta Ezequiel hablaba para su tiempo cuando echa en cara a los pastores, reyes y jefes civiles del pueblo, sus crímenes y su maldad. Pero la profecía de Ezequiel tiene doble interpretación, el profeta habla para sus días y también para los nuestros, calca milagrosamente la situación que tenemos. Los pastores de Israel, son ahora que es el fin del mundo, los sacerdotes, obispos, cardenales y judíos de nuestro tiempo. No poseen el espíritu de Cristo, dado por el Mesías a los creyentes: “La palabra de Yahvé se dirigió a mí en estos términos: `Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel, profetiza. Dirás a los pastores: Así dice el Señor Yahvé: ¡Ay de los pastores de Israel que se apacientan a sí mismos! ¿no deben los pastores apacentar el rebaño? Vosotros os habéis tomado la leche, os habéis vestido con la lana, habéis sacrificado las ovejas más pingues; no habéis apacentado el rebaño, No habéis fortalecido a las ovejas débiles, habéis cuidado a la enferma ni cuidado a la que estaba herida, no habéis tornado a la descarriada ni buscado a la perdida; sino que las habéis dominado con violencia y dureza. Y ellas se han dispersado, por falta de pastor, y se han convertido en presa de todas las fieras del campo; andan dispersas. Mi rebaño anda errante por todos los montes y altos collados; mi rebaño anda disperso por toda la superficie de la tierra sin que nadie se ocupe de el ni salga en su busca.

‘Por eso, pastores, escuchad la palabra de Yahvé, lo juro: Porque mi rebaño a sido expuesto al pillaje y se a echo pasto de todas las fieras del campo por falta de pastor, porque mis pastores no se ocupan de mi rebaño, porque ellos, los pastores, se apacientan a sí mismos y no apacientan mi rebaño; por eso, pastores, escuchad la palabra de Yahvé. ‘Porque así dice el señor Yahvé: Aquí estoy yo; yo mismo cuidaré de mi rebaño y velaré por el. Como un pastor vela por su rebaño cuando se encuentra en medio de sus ovejas dispersas, así velaré yo por mis ovejas… Las recobraré de todos los lugares donde se habían dispersado en días de nubes y brumas. Las sacaré de en medio de los pueblos, las reuniré de los países, y las llevaré de nuevo a su suelo. Las pastorearé por los montes de Israel, por los barrancos y por todos los pueblos de esta tierra. L as apacentaré en buenos pastos, y su embajada estará en los montes de la excelsa Israel. Allí reposaran en buena embajada; y pacerán pingues pastos por los montes de Israel.” (Ez. 34, 9- 14).

El Profeta Ezequiel, anuncia una era mesiánica en la que el mismo Dios reinará, por su Mesías, sobre su pueblo, en Justicia y Paz si Fin. Ezequiel se adelanta a nuestros días y profetiza los designios de Dios. El Señor Nuestro Dios transmite a Ezequiel que en nuestros días, Jesucristo, el buen pastor, se ocupara del rebaño de Dios: “Yo suscitaré para ponérselo al frente un solo pastor que las apacentará, mi siervo David: él las apacentará y será su pastor. Yo, Yahvé, seré su Dios, y mi siervo David será príncipe en medio de ellos.” (Ez. 34, 32). Ha llegado la hora del cumplimiento de todo lo que concierne al fin del mundo. Este tiempo de la desgracia, es oráculo de Dios. La teología no es ciencia humana es divina, sagrada y toda ella Verdad Suprema, pero lamentablemente los teólogos nos han mentido, han engañado al mundo desde tiempos inmemoriales. Los teólogos mentirosos son el origen de todos los males de este mundo. No hay ni siquiera un teólogo en todo el planeta que haya podido demostrar que la escritura de la Sagrada Biblia es científica.“Así dice Yahvé Sebaot, el dios de Israel: No os embauquen los profetas que hay entre vosotros ni vuestros adivinos, y no hagáis caso de vuestros soñadores que sueñan por cuenta propia, porque falsamente os profetizan en mi nombre. Yo no los he enviado –oráculo de Yahvé-.” (Jr. 29, 8- 9). El Señor Jesucristo les hará callar de inmediato y para siempre.

El hombre espontáneo, de pueblo llano, ha llegado al lugar más ilustre del Vaticano y ha rechazado lo pomposo y lo solemne para no sentirse incómodo y disfrazado. Ha cambiado de zapatos, anillo y silla papal, pero todo ello no garantiza nada, la Iglesia no cambiará con simplificar la vestimenta y modificar algunas costumbres. La curia vaticana se ha caracterizado siempre por su corrupción, el Vaticano no tiene solución pues está lleno de hombres que son impostores. En la Iglesia Católica el lobo se viste de oveja y eso existe en la gran mayoría de monjas, sacerdotes, obispos y cardenales. Si la Iglesia Católica y todo el sistema religioso volvieran, por sí mismo, a sus verdaderos orígenes, las profecías no se cumplirían. Y eso no es lo que Dios anuncia, que se efectuará explícitamente tal y como figura en las Sagradas Escrituras. De la realización de los designios de Dios se encargará Jesucristo.

La primera impresión es la que vale y, en seguida, tuvimos que retirar los elogios dirigidos al Papa Francisco. Su Excelencia dice y hace cosas contrarias a las Sagradas Escrituras. Sabemos que Satanás puede esconderse bajo la apariencia de piedad. San Pablo señala a los “trabajadores engañosos, que se disfrazan de falsos apóstoles de Cristo. Y nada tiene de extraño: que el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. Por tanto, no es mucho que sus ministros se disfracen también de ministros de justicia.” (2Co. 13, 15). Así son los secuaces del diablo, al contrario que los verdaderos seguidores de Jesucristo que se alejan totalmente de la opulencia de la Iglesia Católica, rechazan la burocracia y se dedican, expresamente, a las personas pobres y enfermas. Proyectan una imagen impresionante que les identifica como verdaderos seguidores de Dios, son humilde y sinceros . Jesucristo se identificó con los pobres y sus verdaderos seguidores hacen lo mismo. D. Ricardo García Cerdán, es el sacerdote de los indigentes en Castellón, el comedor que regenta desde hace 30 años, atiende diariamente a unas 80 personas y reparte 160 raciones de comida. Los verdaderos seguidores de Jesús sabemos que los rostros marginados por la sociedad serán muy pronto felices en el Reino de los cielos. Ellos también forman parte de los: “Bienaventurados” (Mt. 5). Los verdaderos seguidores de Dios no están de acuerdo con una forma de vida más propia de reyes que de pastores de la Iglesia de Jesucristo. Una iglesia de palacios es una iglesia falsa. Ocupar el trono del Vaticano significa escalar a lo más alto, entrar de lleno en una mundanidad espiritual que D. Jorge Mario Bergoglio ha criticado. Se ha producido una incongruencia grande, muy grande, donde él mismo estaría dando ejemplo de lo que es realmente la vanidad. Un verdadero seguidor de Dios difícilmente llegaría al Vaticano y si lo hubiera logrado, hubiera tenido el mismo destino que Juan Pablo I. Habría sido aniquilado de inmediato. La historia del Vaticano es tradición, intrigas y crímenes.

Francisco se resiste a dormir en la cueva del lobo, es un hombre astuto por eso ha rechazado alojarse en el lujoso apartamento pontificio. Francisco no es como Juan Pablo I, de hecho tiene a su alrededor a muchos que le apoyan y cuidan su espalda. Un gran error ha sido compararlo con Juan Pablo I, ejemplo claro de cómo se sirve a Dios. A Albino Luciani, el cónclave, lo eligió como un candidato fácilmente controlable, pero enseguida empezó a manifestar “un juicio, privilegiado” y una valentía que había permanecido oculta por su carácter humilde y reservado. Desde el primer momento decidió sublevarse, hacer serios cambios en el papado y restituir sus orígenes espirituales. Juan Pablo I resultó ser un poderoso y verdadero sucesor de Pedro el pescador y un hombre peligroso para el Vaticano. Por eso sus adversarios se deshicieron de él en seguida 33 días de reinado y acabaron con su vida.

El Papa Francisco ha hecho creer que era un ser humano ingenuo, que no tenía maldad, que quería hacer cambios incluso a nivel mundial. El mundo está dominado totalmente por los Anticristo, por personas que entre ellas mismas se quieren aniquilar. Y eso es lo que está pasando en el Vaticano con las luchas internas de poder. El Papa Francisco se ha camuflada bajo una buena apariencia, pero él no está poseído por el demonio, no es quien anuncia Daniel 7, 8, que dirá palabras absurdas y hará el ridículo en el Vaticano. Ni está siguiendo a Jesús hasta la muerte como habíamos creído, aunque de todas formas ha de morir. Le queda poco tiempo de vida, este hombre es un obstáculo para Satanás que quiere ocupar el trono del Vaticano. Sucederá como describe la Biblia, será “quitado de en medio.” (2Ts. 2, 6).

El Papa francisco es un entorpecimiento que no permite dar paso a los acontecimientos referentes al fin del mundo, que han de desarrollarse en el Vaticano. ¿El magnicidio en que lugar será, en las estancias del Vaticano o de viaje? Independientemente del lugar, el Papa Francisco ha de morir de inmediato. Por la revelación de Dios sabemos que San Pablo se refiere a Satanás, cuando habla: “Vosotros sabéis qué es lo que ahora le retiene, para que se manifieste en su momento oportuno.” (2Ts. 2, 6). Satanás se manifestará sentado en el trono del Vaticano por la elección de un hombre totalmente poseído por el demonio.

En el conclave decían que los cardenales iban a invocar al Espíritu Santo pero eso como todo en esta vida es mentira. El Espíritu Santo no domina a los hombres, el Espíritu Santo sólo va a quien se deja guiar. La Iglesia Católica no está en manos de Dios, sino en manos de hombres, el Señor se ha mantenido al margen dejando a todos los seres humanos a su libre albedrío. Los farsantes, han elegido el camino de la gloria terrena: obispos, cardenales, papas y muchísimos sacerdotes son Anticristo pero no discípulos de Cristo. No han caminado con la Cruz del Señor, no han edificado la Iglesia sobre la sangre de Cristo, la única gloria: Cristo crucificado. Jesucristo es ejemplo de vida cristiana, después de su Testimonio no hay escusa para nadie.

Francisco se hace llamar Obispo de Roma, sabe que el título de “Pontifex Máximus”, Papa Romano, procede del Emperador Romano y no le gusta. Jorge Mario Bergolio no cuadra con la profecía de San Malaquías, quien indicaba que el último Papa sería Benedicto XVI. De todas formas sabemos que Francisco es el último Papa, después de él el trono del Vaticano es ocupado por un hombre absurdo y extraño, poseído por el diablo.

Juan Pablo I sabía que estaba en peligro de muerte, por ese motivo reunió a los cardenales y les anuncio que se iría a vivir fuera del Vaticano. Dos días después, apareció muerto. Juan Pablo I se encuentra en la misma situación que Pedro cuando Jesús le dice que había llegado el momento de dar su vida por Él. San Pedro proclama construir la Iglesia de Dios sobre la sangre de Jesucristo y no vacila en dar su vida por el Señor. “Sígueme” (Jn. 21, 19) es la fórmula que utiliza Jesús para invitar a alguien a ser su discípulo, lo cual significa seguir a Jesús hasta la muerte: “Pedro se vuelve y ve, siguiéndoles detrás, al discípulo a quien Jesús amaba.” (Jn. 21, 20). San Pedro estaba asustado, sabía que le esperaba una muerte violenta y sentía celos del “Discípulo Amado”, de San Juan el Apóstol. Ya sabemos que el otro “Discípulo Amado” no identificado señala directamente a los verdaderos seguidores de Dios que han de estar con vida, presentes para dar la bienvenida a Jesús cuando llegue definitivamente a la Tierra. Ellos son ese “Discípulo Amado”, del Evangelio según San Juan. Jesús hablaba claro: “Pero Jesús no había dicho a Pedro: ‘No morirá’, sino: ‘Si quiero que se quede hasta que yo venga.’” (Jn. 21, 23). Es decir, Jesús se refiere a la Parusía, a su llegada definitiva a la Tierra. Y ese es justamente el tiempo que estamos viviendo: “Este es el discípulo que da testimonio de estas cosas y que las ha escrito, y nosotros sabemos que su testimonio es verdadero.” (Jn. 21, 24). El Papa Francisco no da su vida por el Señor Jesucristo, él sacrifica su vida por la Iglesia Católica.

Los mártires testigos de la Palabra, que ya están en el cielo pidiendo a gritos justicia a Dios: “¿Hasta cuándo, Dueño santo y veraz, vas a estar sin hacer justicia y sin tomar venganza por nuestra sangre de los habitantes de la tierra?” (Ap. 6, 10). Estamos en ese tiempo de espera que anuncia el Apocalipsis, donde el ángel está preparado con el sello para marcar a los verdaderos seguidores de Dios que hay en la Tierra. Antes ha de completarse el número siervos de Dios asesinados, como los que están ya en el cielo. El Apocalipsis es la gran epopeya de la esperanza de la verdadera fe cristiana, el canto de triunfo de la verdadera Iglesia perseguida. El cumplimiento de Dios implica la derrota de todos sus enemigos y la victoria de todos sus elegidos. Ese es el contenido de la profecía del Apocalipsis de San Juan.

Ha llegado la hora de la siega y la vendimia de las naciones, el Día de la ira de Dios. El Apocalipsis describe a Jesucristo dando órdenes a los Arcángeles para que ejecuten el exterminio en la Tierra: “Mete tu hoz y siega, porque ha llegado la hora de segar; la mies de la tierra está madura…´ Mete tu hoz afilada y vendimia los racimos de la viña de la tierra, porque están en sazón sus uvas’. El ángel metió su hoz en la tierra y vendimió la viña de la tierra y lo hecho todo en el gran lagar del furor de Dios. Y el lagar fue pisado fuera de la ciudad y brotó sangre del lagar hasta la altura de los frenos de los caballos en una extensión de mil seiscientos estadios.” (Ap. 14, 14- 20). Morirán los seres humanos por millones y millones. El poder de Dios cierra el camino con fuego a los egipcios y abre las aguas del Mar Rojo al paso de los hebreos.

Después de los acontecimientos anunciados Jesucristo restaurará la Tierra bajo un dominio Celestial Perfecto. El Señor Jesucristo anuncia inminentemente su presencia para siempre entre nosotros. Un día del año 2015 el cielo descenderá a la Tierra, transformada en morada de Dios: “Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo, de junto a Dios, engalanada como una novia ataviada para su esposo. Y oí una fuerte voz que decía desde el trono: `Esta es la morada de Dios con los hombres. Pondrá su morada entre ellos y ellos serán su pueblo y él, Dios-con-ellos, será su Dios`… La ciudad no necesita ni de sol ni de luna que alumbren, porque la ilumina la gloria de Dios, y su lámpara es el Cordero. Las naciones caminarán a su luz, y los reyes de la tierra irán a llevarle su esplendor…” (Ap. 21, 1- 24). El mundo es circular no hay principio ni fin. La luz y la gloria de Dios, iluminará la Nueva Tierra y todos los seres humanos contemplarán el rostro del Señor. La llegada de Jesús podrá ser observada desde cualquier lugar del mundo: “Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del hombre; y entonces se golpearán el pecho todas las razas de la tierra y verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con gran poder y gloria.” (Mt. 30, 31).

Este mensaje lleva como garantía la Verdad. Pero “¿Qué es la verdad?” (Jn. 18, 38), decía Poncio Pilato. La Verdad es la existencia de Dios y de su Hijo Jesucristo como dueños absolutos del mundo y de los seres humanos. Con la Verdad hemos obtenido la comprensión de lo desconocido, sobre todo, de todo aquello que ocurre a nuestro alrededor. La Verdad es el conocimiento puro que emana de Dios, obtenido en la observancia de las leyes naturales. Este mensaje de Dios debería haber sido interpretado fielmente. Ha realizado una labor real en un mundo real. Descubre a una sociedad tremendamente perversa, cruel y mentirosa. Todo es mentira en la Tierra, no hay progreso, ni valores ni nada de lo que estos seres humanos nos han venido diciendo.

A Dios no se le proclama “porque lo invisible de Dios, desde la creación del mundo, se deja ver a la inteligencia a través de sus obras: su poder eterno y su divinidad de forma que son inexcusables.” (Rm. 1, 20). San Pablo habla de una Verdad incuestionable, expone el conocimiento de un Dios único y personal que incluye la conciencia de una obligación de oración y adoración. Las Sagradas Escrituras son testigo de la existencia de Dios y de la relación del mismo con los hombres. Las Sagradas Escrituras son narraciones que nacen de Dios, pero retoman la realidad por eso podemos vernos constantemente reflejados en ellas. Además la Biblia contiene un lenguaje secreto con enigmas a descifrar para el fin del mundo. Son Enigmas del pasado que una vez interpretados bajo la acción del Espíritu anuncian el fin de esta forma de vida y el inicio de la Eterna. La Biblia comienza narrando el principio de una forma de vida.

Las Sagradas Escrituras recuerdan la Creación del mundo: “Pues en seis días hizo Yahvé el cielo y la tierra, el mar y todo cuanto contienen, y el séptimo descansó; por eso bendijo el Yahvé el sábado y lo santificó.” (Ex. 20, 11). El universo se rige por la Ley de Dios. El Génesis relata que Dios Nuestro Señor creó todo cuanto existe, sacándolo de la nada, según un plan meditado. Al principio creó el Cielo y la Tierra, llenando el Cielo de ángeles. Después, en seis días, fue haciendo aparecer todas las cosas. Es evidente que los seis días de la Creación no son literales sino proféticos. San Pedro sentencia: “Mas una cosa no podéis ignorar, queridos: que ante el Señor un día es como mil años, y mil años como un día.” (P. 3, 8). El primer día hizo la luz; el segundo el Firmamento o Cielo; el tercero separó las aguas de las tierras e hizo brotar árboles, hierbas… El cuarto hizo aparecer el sol, la luna y las estrellas; el quinto, creó las aves y los peces y, al sexto, los animales terrestres, al primer hombre y la primera mujer. La obra de Dios es increíble, cada persona es irrepetible y por lo tanto única en el mundo. La historia del libro del Génesis lo que sí muestra literalmente es el origen de la vida humana en la Tierra. Basándose en los patriarcas, se calcula que la creación de los seres humanos tuvo lugar cuatro mil años antes de Cristo. Hay seis mil años de historia en el calendario divino.

“Eres digno, Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria, el honor y el poder, porque tu has creado el universo; por tu voluntad existe y fue creado.” (Ap. 4, 11).

Dios es el único realmente existente, lo cual es trascendente y sigue siendo un misterio. Poder sin límites, Vida Eterna y Reino sin Fin son su heredad. Dios Omnipotente, Omnisciente y Omnipresente. Omnipotencia es autoridad soberana del universo, imposible expresar con palabras el poder infinito de Dios. La Omnisciencia de Dios posee el conocimiento de todas las cosas reales y posibles, la materia y la ciencia son obra de Dios. La Omnipresencia del Señor Nuestro Dios está presente en todas partes, el Señor todo lo ve y lo oye y sabía con antelación que los seres humanos se volverían contra Él. De Dios procede el pasado, el presente y el futuro, por todo ello describe en las Sagradas Escrituras cómo sería el fin del Mundo. Cuando leemos las Sagradas Escrituras, no importa qué estemos leyendo: salmos, proverbios, evangelios… siempre nos habla la misma persona, el Autor es sólo uno. Una cronología de tal magnitud solo puede ser concebida por Dios. Los hombres elegidos que escriben la Biblia son instrumento de Dios.

Oración de Santo Tomás de Aquino: “Oh Dios, fuente de la Sabiduría, principio Supremo de todas las cosas…” Sólo el Señor puede derramar su luz en la inteligencia humana y alejar de ella las tinieblas del pecado y la ignorancia.

Dios Nuestro Señor siempre ha estado cerca de los seres humanos para ayudarlos a vivir en la Verdad. El Señor se ha revelado a su pueblo una y mil veces. ¿Cómo es posible que no haya nadie que clame con justicia o juzgue con lealtad? Todos: Se confían en la nada y hablan falsedad, conciben malicia y dan a luz iniquidad”. (Is. 59, 1- 4, 8). Los seres humanos creen que es posible burlarse de Dios, que exige de su pueblo amor, devoción interior y pureza. Europa es cristiana por elección de Dios, su pueblo elegido. El calendario obrero español se ha regido siempre por el domingo día de descanso del Señor y por las fiestas patronales. El calendario laboral lleva el sello del cielo, en España se ha descansado en honor a Dios, a Jesucristo, a la Virgen María y a los Santos. Navidad y Semana Santa destacan por su fuerte arraigo social. El calendario laboral ha estado repleto de festividades de la cristiandad.

Jesucristo es la “piedra angular” (Hch. 4, 11) del mundo, es imposible construir un mundo sin Él, pues de Jesús procede lo genuino y lo verdadero: “Así pues, todo el que oiga estas palabras mía y las ponga en práctica, será como el hombre prudente que edifico su casa sobre roca: cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, y embistieron contra aquella casa; pero ella no cayó, porque estaba cimentada sobre la roca. Y todo el que oiga estas palabras mías y no las ponga en práctica, será como el hombre insensato que edificó su casa sobre la arena: cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, irrumpieron contra aquella casa y cayó, y fue grande su ruina.” (Mt. 7, 24- 27). La roca de Jesucristo simboliza el amor verdadero, un amor que no se acaba nunca ni deteriora, siempre intacto y eterno.

Ha sido proclamada la “Buena Nueva” del Reino de Dios a la Tierra. “El Mensaje de Dios” es presagio de una muerte anunciada. Occidente ha construido la casa sobre la arena, sus cimientos se tambalean. Occidente actúa en nombre de Dios y lo ha hecho cómplice de sus delitos y crímenes. Durante la toma de posesión de la presidencia de los Estados Unidos el discurso del Presidente electo comienza siempre con “fervientes súplicas” al “Señor Todopoderoso”, y concluye pidiendo la “bendición divina” de Dios para la nación. Obama hace juramento de su cargo no sobre una Biblia sino sobre dos. EEUU y Europa han dado una imagen de Cruzada a la guerra en Oriente Medio, como si las fuerzas militares de la OTAN fueran el ejército de Dios, implicando al mismo Dios en sus crímenes.

En estos días Satanás logrará la posesión mundial. Occidente e Israel se levantarán desafiantes por última vez (sin saber que combaten), para concluir la obra enfrentada a Jesucristo: “Y vi surgir del mar una Bestia.” (Ap. 13, 1- 3), la Bestia anunciada es el imperio romano de nuestro tiempo y representa las fuerzas del cristianismo falso; alzadas contra Jesucristo. Obama, Benjamín Netanyahu, David Cameron, Angela Merkel, José Luis Rodríguez Zapatero, François Hollande, Giorgio Napolitano, Mariano Rajoy… los gobernantes occidentales del presente y del pasado son secuaces del diablo y elemento de su fuerza. Donde ellos han reinado reinará Jesús eternamente.

Dios se dirige a las tierras cristianas a Europa y a Israel a las cuales eligió en su día para dar testimonio y ejemplo de vida: “Así dice el Señor Yahvé: Ésta es Jerusalén; yo la había colocado en medio de las naciones, y rodeado de países. Pero ella se ha rebelado contra mis normas con más perversidad que las naciones, y contra mis decretos más que los países de su alrededor. Sí, han rechazado mis normas y no se han conducido según mis decretos.” (Ez. 5, 5- 6). El Señor se refiere al divorcio, el aborto, la Eutanasia y, también, a la ley que equipara matrimonio a la unión entre personas del mismo sexo. La oposición rotunda al matrimonio gay es porque afecta a la familia que Dios ha fundado en el origen. El matrimonio es una comunidad de amor instaurada y bendecida por Dios con la unión de Adán y Eva. Los políticos han creado confusión llevando a cabo la introducción de ideologías extrañas, contrarias a la verdad, que es de donde procede la esencia espiritual y la vida humana. El Génesis dice al respecto: “Dios los creó, macho y hembra los creó(Gn. 1, 27), para que unidos en matrimonio por amor y para toda la vida formaran “una sola carne(Gn. 1, 28) y, de este modo, transmitieran la vida humana. Los seres humanos como cualquier otro organismo se han reproducido, único modo de garantizar el futuro y la multiplicación de la especie. El Señor simplifica todas las cosas pero los hombres lo complican todo, es la herencia errada recibida de Adán y Eva. La esencia y naturaleza del matrimonio es la fecundación. La vida humana se genera de la unión de un ovulo y un espermatozoide, los dos sexos son necesarios para la procreación. De ahí procede el derecho del menor a disfrutar de padre y madre. La unión de homosexuales en su esencia es estéril y eso es un engaño.

El diablo ha llevado a los políticos a patrocinar el divorcio para reducir a fragmentos la familia. El divorcio proviene del diablo y por eso es la Bestia negra de la familia. El divorcio es el mayor daño que un padre puede hacer a sus hijos, traumatizándolos de por vida. La unión de una pareja, enamorados de verdad, no funda un hogar en miras a una separación o un divorcio. Al verdadero amor no le cuesta ser fiel es para toda la vida y no necesita la separación de bienes, lo cual crea desconfianza y genera matrimonios basados en el egoísmo, donde el interés económico prima por encima de los sentimientos. Matrimonios basados en la convivencia por conveniencia, en la separación de bienes, cada uno lo suyo y a robarse lo que más se pueda, un ambiente de egoísmo y maldad donde no hay posibilidades para el amor fraterno. La separación de bienes es una desgracia que incumple de antemano la promesa que los novios tienen que hacer ante Dios. De estar juntos para toda la vida, en lo bueno y en lo malo, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza.

“Como científico no es que crea, es que sé que la vida empieza en el momento de la concepción”. Dr. Bernard Nathanson. La fusión del material genético proveniente de ambos sexos da origen el inicio de la vida de un nuevo ser humano. El ovulo y el espermatozoide forman el cigoto, o huevo fertilizado. Con el aborto Satanás causa matanzas de hombres antes que nazcan por doquier. El aborto es una práctica de sacrificios de niños que privan de hijos las naciones. El demonio ha convertido a las mujeres que abortan “en peores que las bestias; inducidas a matar a sus hijos, cosa que ni las bestias hacen”. El ginecólogo Carbonell dice sentirse muy orgulloso de los abortos que ha practicado. Pero la única verdad es que el aborto es un negocio y a los médicos abortista les mueve la fortuna que acumulan. Lo mismo pasa con determinados postulados políticos, que utilizan la defensa del aborto para beneficio propio, los políticos son como los médicos, corporativistas, por eso eligen un sistema de organización o pensamiento capaz de movilizar a una parte de la sociedad y obtener beneficios económicos y políticos.

Nos hallamos viviendo en “Sodoma y Gomorra.” (Gn. 19, 28), en sociedades donde la adicción al sexo prima por encima de todo. “El sexo es vida” dicen los occidentales. La doctrina del diablo proclama el placer carnal como fin supremo de la vida. Y muchos son los que animados por Satanás practican un sexo humillante. Con el sexo oral, hombres y mujeres están dispuestos a realizar un acto tan desagradable como sucio, ejecutando los más bajos instintos del diablo. Todo lo que es pecado es peligroso y con razón, la boca es para comer y la lengua para saborear los alimentos. Los médicos están alarmados por el incremento de personas contagiadas por la boca del Virus del Papiloma Humano. El día 2 de abril de 2012, un médico daba la alarma: 2 millones de mujeres afectadas por el virus del Papiloma Humano Y, todo ello, debido a una conducta sexual de riesgo. Ahora los seres humanos son promiscuos y pueden practicar sexo con cualquiera, en grupo, participar en orgías, a las cuales asisten todo tipo de gente y condición, desde el más inculto hasta abogados, jueces, médicos… Y el trío, convivir dos hombres y una mujer o dos mujeres y un hombre. ¿Cómo habría legislado la justicia semejante aberración? Hemos llegado a tal nivel de corrupción que cualquier persona que conocemos puede estar haciendo tríos o sexo en grupo. Satanás ha “desencadenado una sexualidad que hace de los que la practican grupos exterminados de Puercos”. Nos hallamos ante filosofías de vida y lobby Satánicos. Ante la pregunta: “¿Qué tipo de mujer te gusta? un joven contesta “soy bisexual”. La inmoralidad vive su momento histórico. Hemos llegado a la multiplicación de la especie humana y a la corrupción de la carne. El Señor advirtió que si la corrupción de la carne llegaba al límite, llegaría el final.

Un comité internacional de sabios occidentales diseñaron la democracia, un sistema para satisfacer todas las demandas y necesidades humanas. La aspiración era conseguir que todos los habitantes del planeta pudieran ejercer como ciudadanos comprometidos y capacitados para participar en la toma de decisiones. La democracia es una de las mejores formas de gobernar, sin embargo en Occidente ha originado la misma situación inmoral y caótica que tuvo Roma al final de su imperio. La profecía del Padre Pio se ha cumplido, la Creación se ha degenerado, el mundo entero se halla envuelto en tinieblas. La pasión por los placeres carnales está por toda la tierra.

“Viven obcecada su mente en las tinieblas y excluidos de la vida de Dios por la ignorancia que hay en ellos y por la dureza de su corazón, los cuales habiendo perdido el sentido moral, se entregaron al libertinaje, hasta practicar con desenfreno toda clase de impurezas.” (Ef. 4, 18- 19).

El alcohol y las drogas “convierte a los seres humanos en una caterva de miserables sombras, de locos y moribundos”. Los jóvenes españoles siguen el ejemplo de la destructiva cultura anglosajona del alcohol. Se trata de jóvenes programados atreves de un ateísmo radical impartido en el seno familiar y en las escuelas. No hay diferencias entre los jóvenes que dicen creer en Dios y los que no creen, todos hacen lo mismo. Han sido eliminadas todas las verdades así llamadas metafísicas y, ahora, sólo existe el mundo material y sensible. La juventud al lado de Satanás seducidos con la lujuria, la droga, el sexo… borrachos, colocados, desquiciados. D. Ignacio Calderón, de la Fundación de Ayuda Contra la Drogadicción, decía refiriéndose al botellón. Los jóvenes Ingieren “en poco tiempo cantidades importantes de alcohol sobretodo buscando como ellos dicen el punto, colocarse lo más rápido posible y lo más barato posible. Si la gente estuviera normal llevaría a una movilización social, bueno esto, esto es el fin del mundo”. Este señor alude al fin del mundo sin saber realmente que lo estamos viviendo. Hay jóvenes británicos que hacen apuestas, y para saber quien resiste más, se golpean la cabeza con botellas. Y muchos han muerto cuando practicaban el “balconing”, otra absurda práctica muy extendida entre los jóvenes británicos.

El alcohol, la cocaína y las drogas de diseño, hongos alucinógenos y anestesia de caballo. Hay quien se droga hasta por los ojos, por el ano… antes las drogas marginaban ahora integran socialmente. Esa imagen falsa que estas personas transmiten es la forma de encajar en el grupo. Los jóvenes copian su entorno, hacen lo que ven hacer, vivimos la cultura de la dependencia absoluta y nadie se atreve a destacar por iniciativa propia. Nos hallamos ante una catástrofe humana irreversible, el problema principalmente se halla en las generaciones de abuelos y padres que no han educado a sus descendientes en el camino de Dios ni protegido con su poder, es el mayor atentado y no hay otro mayor. Incluso chicas de clase alta hacen botellón y acuden a macro fiestas. En un debate sobre la trama de los ERE de Andalucía, Antón Losada, periodista, justificaba la droga. Antón Losada es una “bestia” del socialismo y, como casi siempre ocurre con este sector de la sociedad, es un hombre totalmente desmejorado y perjudicado físicamente en extremo. Antón Losada es más terco que una mula, ha escrito un libro donde sigue defendiendo que “nuestro Estado del Bienestar es sostenible.”

Quedará escrito en la Historia para que no se vuelva a repetir, Europa destruida a causa del pecado. Comprobaremos con nuestros propios ojos el Poder Universal de Yahvé, la terrible lección de Sodoma y Gomorra será evocada. Jesucristo acabará con la vida corrompida, las injusticias sociales y la falsa seguridad de los occidentales.

Occidente ha completado un largo periodo de prosperidad para caer ahora en la anarquía y la decadencia que pronto conocerá: “Se humillará la altivez del hombre, y se abajará la altanería humana; será exaltado Yahvé solo, en aquel día, y los ídolos completamente abatidos.” (Is. 2, 17- 18). Occidente será arruinado hasta límites miserables de la noche a la mañana. La maldición y la desgracia han alcanzado la Tierra, sobrevienen de repente los sufrimientos y las tempestades. La Era de la libertad termina con la tierra corrompida que adora la mentira. Según Robert Kurzban, profesor de psicología, el engaño forma parte integral de esta forma de vida, albergar ideas y creencias falsas es útil y convence a los demás. Creerse lo que uno no es, es propio de esta vida pues se ha desarrollado en la mentira. La Era de la Libertad termina con la Tierra corrompida que adora la mentira: Satanás. La mentira es el gran signo de este tiempo, se trabaja por la paz y se habla de amor pero el tiempo es de guerra y de odio: en las familias, en el trabajo, en los colegios, guerra y odio entre políticos, entre naciones y entre civilizaciones. Hoy tenemos la mayor amenaza a la paz mundial que ha conocido el planeta.

Hay dos energías en el mundo: una es la del amor cuyo referente es Dios y otra es la del odio personificada en Satanás. El odio ha activado a Satanás y el amor a Dios. Los Mandamientos de la Ley de Dios fueron entregados por Dios a Moisés: “Después de hablar con Moisés en el monto Sinaí, le dio las dos tablas del Testimonio, tablas de piedra, escritas por el dedo de Dios”. (Ex. 32, 18). Los Diez Mandamientos proclaman el amor a Dios y al prójimo, revelan las normas de conducta: el amor por excelencia y como único mensaje. Dios Nuestro Señor ha demostrado su infinito amor por los hombres, a lo largo de la historia el Señor se ha manifestado, una y otra vez, ha avisado y ha advertido; dando oportunidad a todos los seres humanos, de enmendarse y de corregir su vida.

El Señor se manifestó en la tierra y convivió con los hombres. Dios entregó su propio Hijo al mundo y, sus enemigos, lo condenaron a una muerte afrentosa, lenta y cruel. La máxima humillación, a la muerte en cruz, clavando en el leño y destruyendo en su persona el documento que contenía nuestra imperfección y nos condenaba. Jesús ha venido a restituir, a la humanidad caída, el esplendor de esa imagen divina, que el pecado de los primeros hombres había suprimido. Jesús restablece al hombre en la rectitud moral y le concede el derecho a la gloria que había perdido. La gloria que el Hijo de Dios posee en plenitud, como imagen de Dios, va transformando en esa misma imagen a sus elegidos cada vez más humildes y mas buenos: “Así es como actúa el Señor, que es Espíritu.” (Co. 3, 18). Hasta el día que esos cuerpos íntegros se revistan de la gloria a imagen de hombre celestial. Dios ha planificado el futuro en orden a la gloria, destinada a los que Él ama. Iluminados “Con el conocimiento de la gloria de Dios que está en la faz de Cristo.” (Cr. 4, 6), y en orden a esa perfección moral, amando a Dios y al prójimo en toda circunstancia y lugar. Estos dos preceptos del amor a Dios y al prójimo, van unidos y no pueden separarse, pues no se puede amar a Dios sin amar al prójimo ni viceversa. Jesús eleva el amor a rango divino y lo constituye como la señal distintiva de los tiempos nuevos. Jesucristo transmite a sus Apóstoles: “Que, como yo os he amado, así os améis también vosotros los unos a los otros.” (Jn. 13, 34).

El “amor de Dios manifestado en Cristo Jesús Señor nuestro.” (Rm. 8, 39). Los elegidos del Señor se hallan transformados por la acción del Espíritu Santo en una imagen cada vez más perfecta a Cristo. “El que no ame al Señor, ¡sea maldito! (1Co. 16, 22), sentenciaba San Pablo. Se trata de una maldición dirigida al mundo entero y, además, puede afectar incluso al mismo que la pronuncia, si desobedece a Dios.

¡La Tierra está en duelo, languidece! La actuación humana, al margen de las enseñanzas de Dios, ha conducido al fracaso. Mientras el Reino de Dios se desmorona por falta de seguidores, el de Satanás ha crecido hasta lo desconocido. Pocos son los que cumplen la Ley de Dios y muchísimos los que siguen la doctrina del diablo. San Juan lo llama “el seductor del mundo entero”. (Ap. 12, 9). Satanás ha conseguido apartar a la humanidad de la adoración verdadera. La situación en la que se encuentra el mundo es horrorosa y violenta. Asistimos al final de una forma de vida llena de genocidios, homicidios, parricidios, suicidios… Y pensar que todas las desgracias, enfermedades y trastornos mentales que padecen los seres humanos han sido generados por la propia sociedad. La gente intuye y dice: “Aquí están pasando cosas muy raras, aquí está pasando algo.” Lamentablemente, el hombre no ha llevado a cabo la labor que le ha correspondido, y el hombre y el mundo, se encuentran en una situación desesperada como predijo Isaías.

El Profeta Daniel define perfectamente la situación en la que nos encontramos: “Serán tiempos difíciles como no los habrá habido desde que existen las naciones hasta ese momento.” (Dn. 12, 1). Circunstancias en las que puede llegar a ser más terrible vivir que morir. En diez días, seis personas se han quitado la vida en España, por culpa de los desahucios. Si las personas encontrarán apoyo y una mano tendida no se quitarían la vida. Falla la familia, el Estado y la sociedad. Occidente son sociedades donde la maldad ha alcanzado su punto más álgido, es un caos de sufrimiento y muerte sobre abundante. No concuerda lo que están haciendo estos seres humanos con lo que su apariencia humana transmite. Por todas partes reina la injusticia, el fraude, el libertinaje, la inmoralidad y toda clase de iniquidades y maldades. La persecución de los justos por la gente mala, por los impíos es notable hay millones de seres humanos padeciendo un auténtico martirio. Esta forma de vida existente no dejará sin respuesta a Dios: “Su mano retiene el hálito de los vivientes, el espíritu de todo ser humano.” (Jb. 12, 10). La Biblia informa y la historia afirma lo que significa desobedecer a Dios.

Los occidentales proceden de la civilización romana, Occidente es Roma y a la civilización Occidental le pasará como a la romana, será aniquilada. La civilización romana fue masacrada por los germanos y la occidental será aniquilada por los ejércitos de Oriente, de Gog. Al que ha obrado la injusticia: “Se le devolverá conforme a esa injusticia; que no hay favoritismos.” (Col.3, 24). El que ha hecho daño a su prójimo no tendrá segura la vida. Irá como los borregos hacia el matadero: “Cómo animales irracionales, destinados por naturaleza a ser cazados y muertos.” (2 P. 2, 12).

El servir a Dios es equiparado con el servir a los seres vivientes. A favor de ello lucharon incansablemente los profetas y, muy especialmente, Jesucristo. Resulta que la religión de Jesucristo es de carácter trascendente, se relaciona con la vida que vivimos. Con el cristianismo predicado por Jesucristo queda en pie una doctrina que está en condiciones de curar a la humanidad de todos los males sociales. Todos los seres humanos son llamados a la recuperación del hombre y del mundo por amor, con ideales de tolerancia y de paz, con el fundamento solidario y trascendente de ponerse unos al servicio de otros. Pero han sido pocos, muy pocos los seres humanos de sano criterio obligados al deber ineludible e irrenunciable de mantener con vida, cada uno en su círculo, la doctrina del amor. El ser humano fue creado para servir a su prójimo, pero éste sólo ha querido ser servido y vivir para sí mismo. Desgraciadamente, no se ha producido la cadena de favores que aconsejaba San Mateo: “De la misma manera que el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos.” (Mt. 20, 28). Los seres humanos se han hecho autónomos y sólo actúan por interés, ambición, celos, odio, rencor… la gente tiene envidia, la gente se odia, y se desea todo lo malo, empezando por los familiares más cercanos, y si dentro de la familia, no existe amor, ¿qué se puede esperar de fuera, de la calle? ¿Qué podemos esperar de otras naciones o de otras civilizaciones cuando todos se mueven por el odio y la ambición? Los occidentales han llegado a ser tan crueles e inmorales como los romanos al final de su Imperio.

..“Es porque mi pueblo es necio… Criaturas necias son, faltas están de talento. Sabios son para lo malo, y tontos para lo bueno…”(Jr. 4, 22).

 

Dejar una respuesta