: : Satanás a través de las prácticas orientales y occidentales.

La magia blanca y la magia negra, la parasicología y su investigación, la hipnosis, las regresiones, las constelaciones, el árbol transgeneracional, el yoga, el reiki, la numerología… son rituales donde el hombre que los realiza tiene poderes sobrenaturales, que hacen presente al diablo. El 666 es la cifra de la bestia, el número que la Biblia reconoce a Satanás con todo su poder. (Ap. 13, 18). Satanás responde al 666 cuando es utilizado en Brujería por los Anticristo. Por esos seres humanos que se hacen llamar iluminados, maestros y gurús. Individuos magnéticos de mirada profunda que dan mucho miedo. Hay que desconfiar de todos ellos, tienen poderes sobrenaturales y pueden afectar a las personas por el demonio.

Dicen que la numerología lo que hace, mediante la fecha de nacimiento, es dar una serie de pistas. Los números hablan dicen los expertos. Satanás tiene sus métodos mediante los cuales puede decir algunas verdades y muchas, muchas mentiras. El demonio “es mentiroso y padre de la mentira”. (Jn. 8, 44). Que desmoralización todos están utilizando los poderes del diablo. Artistas, escritores, pintores, fufbolistas, políticos, periodistas, psiquiatras, psicólogos y personas anónimas de toda clase y condición utilizan a Satanás para triunfar en la vida. Hacen creer que son seres evolucionados por las habilidades sobrenaturales que tienen. Hacen como si eso fuera propio de ellos y es obra del diablo.

Hay aliadas del diablo que pueden leer el pensamiento de las personas que tienen al lado, otras dicen que sus palabras o pensamientos pueden cumplirse. Una pintora contaba sus experiencias sobrenaturales en sus clases de pintura y cómo los semáforos se ponían verdes a su paso y, también, que hasta hacer cesar la lluvia había podido un día. Satanás otorga poderes sobrenaturales a sus adeptos que les facilitan la vida. Esta mujer que nos ocupa, no es creyente y puede hacer retratos a cualquiera menos a Jesucristo y a la Virgen que no le transmiten buenas sensaciones. Los Anticristo son orgullosos, hacen como si ese poder sobrenatural proveniese de ellos. Y es que cuando los beneficios vienen del diablo, el hombre se cree Dios. Que ignorantes son, tienen a Satanás en casa y se creen seres especiales y que están al margen de todos los peligros de la vida. Mª Carmen, pintora y retratista, proclama a todos, constantemente tener un don de Dios para realizar su trabajo. Pero los dones de Dios se comparten cosa que ella no hace. Estamos ante una clase de seres humanos interesados y egoístas incapaces de ponerse al servicio del hombre. No se entiende a Mª Carmen la pintora cuando nombra a Dios y a la vez dice:  “Tengo mi propia moral” Y: “A mis hijas no les he dicho nunca lo que tienen que hacer”. Dejar que la gente caiga por un barranco es la doctrina del diablo.

A Inmaculada le empiezan los problemas en su lugar de trabajo cuando Victoria y Mª Dolores entraron a trabajar al mismo lugar que ella. Hasta entonces Inmaculada no tenía ningún problema al contrario disfrutaba con su trabajo. Mª Dolores hablaba durante la faena de los encuentros con la bruja y decía: “Mañana me ha dicho que lleve un girasol” y se reía congratulada de ello. Pero Victoria no decía nada y guardaba silencio por ser las más poderosa, se halla continuamente en conexión mental con Tere que fue su jefa. Victoria y Mª Dolores han embrujado a Tere para que haga la vida imposible a Inma y se vaya y, ellas, ocupar su lugar. Una por la tarde y otra por la mañana. Todo el mundo está utilizando a Satanás en el trabajo, con los amigos, en la familia… Hay mujeres que han enfermado a sus maridos y han cobrado seguros millonarios.

 

 

Dejar una respuesta